Luis Tudanca ganó las elecciones, después de tres décadas, en Castilla y León, pero no ha podido ser presidente.

No son buenos tiempos para el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que ha lanzado un órdago al Gobierno de España y al ministro de Sanidad Salvador Illa al adelantar, sin esperar al consenso ni al cambio del decreto de alarma, la hora, a las 20.00 h, del fin de la movilidad de los ciudadanos cada día. Así, el líder del PSOE en la comunidad, Luis Tudanca, declara que “No se puede pedir responsabilidad y ejemplaridad a los ciudadanos si sus gobernantes no lo son”, afirma y califica de “inconcebible” que la Junta llame a la sublevación lanzando órdagos contra el Gobierno.

El secretario general del PSOECyL y portavoz en las Cortes, Luis Tudanca, pide al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que “tome las riendas por una vez y recupere la cordura y la moderación.”

Tras conocerse el recurso presentado por el Gobierno al Decreto de la Junta que establece el toque de queda a las 20:00 horas en Castilla y León, el líder socialista reitera  que “no se pueden restringir derechos fundamentales saltándose la ley” y que cualquier decisión de estas características debe tomarse “con diálogo y consenso y no engañando a ciudadanía y a los alcaldes como ha hecho la Junta, planteando órdagos y sublevaciones”

Polémica

La polémica ha estado servida todo el fin de semana y hasta el dialogante Illa ha recurrido el adelanto del toque de queda en Castilla y León. Minutos después, como publicó Diario16, la Junta de Castilla y León respondía al Gobierno con un comunicado en el que insistía en mantener el toque de queda a las 20.00 h, una decisión -dice- amparada en los servicios jurídicos de la Junta.

Lo que quizá desconozca el resto de España de los gobiernos populares de Castilla León durante más de tres décadas es que el control de Mañueco sobre todos los técnicos es absoluta. Incluso en el ámbito judicial, no sólo en el del derecho de sus jurídicos, existe una norma no escrita de -salvo honrosas excepciones- «colaborar con el presidente».

Castilla y León no hace ruido, el carácter castellano es poco amigo de la confrontación y de protestas. Eso ha sabido muy bien llevarlo a su terreno Mañueco. El mismo que mientras fue alcalde de Salamanca creó su propia policía para acceder a sus caprichos, quien se auto concede privilegios y quien sigue investigado por la supuesta financiación ilegal de su partido en las Primarias que le hicieron presidente del partido en Castilla y León.

Hasta Génova y Pablo Casado han calado a Mañueco y acaban de abrir un expediente por contratar de asesor al ex gerente, porque vale más por lo que calla, del PP en esta comunidad durante tres décadas después de consentir que el partido a nivel nacional lo despidiera con una cuantiosa investigación.

Mañueco perdió, la primera vez en tres décadas, las elecciones para el PP en Castilla y León. Pero llegó Francisco Igea y Ciudadanos para devolverle el poder frente al PSOE. Un poder que el hoy presidente considera que le corresponde por derecho divino.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre