Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León junto a Pablo Casado, presidente del Partido Popular

El Partido Popular abre expediente sancionador al presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, por contratar de asesor a Pedro Viñarás, después de que Génova, al cumplir los 65 años, lo despidiera con una indemnización de 70.000 euros.

El mismo expediente se abre contra el hombre de paja de Alfonso Fernández Mañueco, su portavoz en las Cortes, Raúl de la Hoz, que siempre ha ejercido más como fontanero del actual presidente de Castilla y León que como político.

Lo cierto es que las hostilidades salen ahora a la luz, aunque Pablo Casado no fue la apuesta de Mañueco en las Primarias del PP, que optó por apoyar a Sanz de Santamaría.

Viñeta de Paco Santero

La jugada

La contratación de los gerentes de toda España en las sedes del PP las paga Génova. De hecho, Pedro Viñarás llevaba en plantilla desde hace tres décadas, cuando le dio este puesto el entonces presidente de la comunidad y luego ministro de José María Aznar, Juan José Lucas.

La presunta financiación ilegal del PP en Castilla y León, que se sigue investigando en los tribunales, para ayudar a Mañueco a ganar las Primarias en la región, fue toda una obra de ingeniería de Viñarás. Un fontanero político que sabe demasiado sobre el actual presidente de Castilla y León, como para quedar fuera de juego.

Al margen de lo que ocurra con ese expediente abierto en Génova, ya se desataron las hostilidades: PP contra PP.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre