Es difícil tener referentes en política en la Democracia española. Algo que desde el PP y el PSOE tratan de dejar bajo la alfombra pero que explica que hace cuatro años llegara la era del fin de bipartidismo que ahora los dos grandes partidos quieren recuperar al precio que sea.

El votante de hoy de la derecha ya sabe que Aznar aupó a toda una generación de políticos corruptos, los del PSOE tienen que tragar con, en otras barbaridades, el terrorismo de Estado de la era de Felipe González.

Aznar y González representan como nadie esos mitos caídos de la Democracia, igual que Jordi Puyol o el propio Rey Juan Carlos.

El ex comisario Villarejo es el ejemplo de unas cloacas del Estado que a la hora de la campaña electoral los grandes partidos quieren hacer olvidar. Pero ahí está vivito y coleando.

La Constitución española celebró el pasado año sus 40 años de vida en un momento clave. Además del propio debate sobre si es o no necesario reformarla, el país se enfrenta a importantes retos políticos, desde el quiebre del bipartidismo a conflictos territoriales con Cataluña a la cabeza. A pesar de todo, España presenta carencias que pueden hacerla descarrilar, algo que PSOE y PP tratan de ocultar en la campaña que acaba de comenzar.

Las puertas giratorias -no hay más que ver dónde y cómo han acabado Felipe González y José María Aznar- , la politización de la Justicia -a nadie se le escapa que de no haber sido así no hubiera tenido ningún sentido la prisión preventiva de los presos del procés-, o la facilidad para corromper las cuentas en las comunidades autónomas (véase lo ocurrido con el PP en Madrid y Valencia o con el PSOE de los ERES de Andalucía) dan al traste con el éxito de la estabilidad del bipartidismo que, principalmente, ha venido bien a quienes formar parte del sistema de ambos partidos.

La pobreza, asignatura pendiente

La pobreza en España, los últimos informes revelan que cerca de un 26% de españoles viven bajo el umbral de la pobreza, (y cuidado que con la nueva recesión económica vienen curvas) es otra de las asignaturas pendientes de un país que presume de calidad de vida.

Ojo al dato de que desde el 2015 el porcentaje de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza y se beneficia las rentas mínimas de inserción (RMI) no ha hecho más que disminuir. Según el último informe, correspondiente al año 2018, que ha hecho público el Ministerio de Sanidad, ni siquiera el 8% de la población bajo el umbral de la pobreza en España se ha beneficiado las RMI que ofrecen las Comunidades Autónomas. Un porcentaje que desde 2015 se está reduciendo.

Regreso de la ultraderecha

Haber recuperado la ultraderecha, que en España estaba muerta y enterrada tras la Transición, es otro de los ejemplos que demuestran que no todo va tan bien como se dice en la Democracia española.

Si en las pasadas elecciones generales y autonómicas de este mismo año ya Vox irrumpía con fuerza, las encuestas dan mejores resultados aún a estas elecciones del 10 de Noviembre que por la irresponsabilidad de la izquierda, y su incapacidad de formar gobierno, van a volver a celebrarse.

La reconciliación nacional, que se cerró en falso en la Transición, es otra asignatura pendiente de la Democracia española como ha podido comprobarse con el traslado de los restos de Franco del Valle de los caídos al cementerio del Pardo.

Derechos civiles

En el terreno de los derechos civiles, los distintos Gobiernos democráticos fueron aprobando leyes que suponían grandes avances. El último ejecutivo que se empeñó de manera decidida en este capítulo fue el de José Luis Rodríguez Zapatero, que reforzó las leyes de igualdad, legalizó el matrimonio entre homosexuales y su posibilidad de adoptar hijos, a lo que se opuso el Partido Popular, que planteó una batalla en el Tribunal Constitucional, que perdió.

El Ejecutivo socialista aprobó una Ley de Memoria Histórica para reparar moralmente a las víctimas de la dictadura franquista, y una Ley de Dependencia que se configuró como el cuarto pilar del Estado del Bienestar, aunque avanza con muchas dificultades de financiación.

Las iniciativas para reformar la Constitución como una manera de afrontar los nuevos problemas y encajar las nuevas realidades se estrelló en este tiempo con el rechazo de unos y de otros, lo que hizo inviable cualquier cambio debido a las condiciones que la propia Constitución impone para cambiarla.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. Si hay una cosa que tengo claro en esta vida desde hace más de 20 años es que jamas de los jamases votaré PP.PSOE, es lo único que tengo claro.

  2. Lo que me dice este articulo ,es que el PSOE lucho por parar las luchas entre unos pocos indeseables por imponer sus principios de horror como era humillar a sus semejantes por no pensar igual que ellos ,incluso llegando a matar a inocentes
    Tambien que intento por activa y pasiva que todos los Españoles fuesemos iguales en cuanto a educacion ,estatus y sociedad , poniendo limites a los desajustes que teniamos entre unos y otros ,los ricos y de derechas y los pobres y de izquierdas (Con sus dificultades ) Ya sabemos que cometieron algunas barbaridades ,como los ERES de andalucia y alguna mas que se me escapa ahora
    Pero cada vez que gobierna la derecha es para saquear a la poblacion mas desprotegida para enrriquecerse ellos personalmente
    Y si no miren bien todos los que estan implicados en robos y estafas
    ¿De verdad nadie piensa que las batallas de Barcelona no son para tapar la (presunta corrupcion de los Puyol?

  3. Mitos caídos y “forrados de pasta”? Menuda contradicción ! Yo diría lo de ” ande yo caliente ríase la gente”. Hay una doble ambigüedad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre