Este mes de diciembre la Ley de Memoria Histórica cumple doce años y, aunque son muchas las cuentas pendientes con la historia negra de España y con las víctimas del estado de represión que sufrimos por parte del régimen de Franco, el duodécimo aniversario de la Ley se celebra con la exhumación del dictador del Valle de los Caídos.

No obstante, todavía son muchas las deudas que España tiene con la Memoria Histórica: abrir las fosas en las que siguen hacinadas miles de víctimas de la Guerra Civil, borrar del callejero las más de mil calles que siguen estando dedicadas al régimen, ilegalizar las fundaciones fascistas, investigar el patrimonio de los Franco o, arrebatarle las medallas al expolicía franquista ‘Billy el Niño’, etc.

Los familiares de las víctimas del franquismo reciben la noticia de la exhumación de Franco con cierta sensación “agridulce”, según afirma el portavoz de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Bonifacio Sánchez: “Es una sensación no tanto de triunfo como de que por fin se hace algo de justicia. Bien está que salga Franco, pero no nos podemos quedar ahí, debe ser el comienzo de algo”.

Para Bonifacio Sánchez, sería necesario, una vez que se hayan trasladado los restos del dictador a Mingorrubio, sería necesario “resignificar” el Valle de los Caídos y convertirlo en un lugar “para la memoria democrática” que explique “qué significó la dictadura, en qué consistió el trabajo esclavo y qué papel jugaron tanto la Iglesia como los represores” que llevaron a Cuelgamuros a los desaparecidos.

Localizar a los 114.000 desaparecidos que continúan en fosas comunes de toda España es otra de las tareas pendientes.

“La política de búsqueda de desaparecidos de la Guerra Civil Española y el franquismo debe ser tarea primordial del Estado”, rezaba un cartel compartido en Twitter por Pedro Sánchez en 2017, pero su propuesta ha quedado varada en el terreno de la voluntad y, de momento, no se ha hecho efectiva.

A lo largo de los últimos 19 años se han abierto unas 740 fosas en las que se han recuperado los restos de 9.000 víctimas de la guerra y dictadura. Pero más de 2.500 fosas comunes siguen sin abrirse y los restos de todas esas víctimas continúan en paradero desaparecido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre