Génova ha decidido parar los pies a la presidenta de la Comunidad de Madrid,  Isabel Díaz Ayuso y le ha pedido que dé un paso atrás, razón por la que ha suspendido sorpresivamente su asistencia a un acto en honor de los madrileños que trabajan para combatir la COVID-19 y sus consecuencias.

La anulación de sus asistencia al acto en Valdebebas, ocurre tras el anuncio desistir de todas las acciones judiciales emprendidas contra el ministro Illa, que emprendió en el mes de mayo.

Ayer, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado decidió romper con sus socios de VOX en los gobiernos autonómicos, al votar “no” a la moción de censura de la ultraderecha.

Homenaje Covid-19

El pasado domingo, Ayuso y sus socios de Gobierno rindieron un homenaje a las victimas del coronavirus que habían “muerto en soledad”, sin invitar a la oposición.

Hoy, después del anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en el Congreso los Diputados de paralizar la renovación del CGPJ,  tras la ruptura del PP con Vox, la presidenta decide no acudir a un homenaje organizado por la Junta de Compensación de Valdebebas, que tenía previsto guardar minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del coronavirus y he izar la bandera de España, con la asistencia de todo el equipo de Gobierno.

Y es que resulta que en Valdebebas se está construyendo el mega hospital de pandemias, “Isabel Zendal”, el proyecto estrella de la presidenta madrileña, que tiene previsto abrir el próximo mes de noviembre.

Primer aviso de VOX

La portavoz de la extrema derecha en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio,   advirtió ayer a la presidenta  Díaz Ayuso, que “No muerda la mano del grupo político que le permite Gobernar”. Mientras se lamentaba que el PP se “haya alineado con el consenso progre en el Congreso para evitar la reprobación de Pedro Sánchez”.

Presupuestos

El Gobierno regional no ha aprobado nada más que una norma, la Ley del Suelo y lo hizo cerrando a cal y canto la Asamblea y repitiendo la votación.

El grupo de extrema derecha amenazó con no aprobar los presupuestos autonómicos madrileños. Estos están prorrogados desde el 2018 y no hay previsión que se vayan a aprobar unos nuevos.

¿Este acercamiento del PP madrileño a la moderación, será el paso previo para llegar a acuerdos con los socialistas para desbloquear las cuentas regionales? Veremos cuanto aguanta la presidenta sin ser el centro de atención de los medios.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre