Últimos actos de la campaña de Junqueras.

Mañana domingo los catalanes deciden si tienen claro quién quiere que les gobierne o dejan abierta la opción a una repetición electoral. Así finalizó ayer la campaña más atípica por el Covid, con todos los líderes nacionales dándolo todo en el fin de campaña, -desde Pedro Sánchez a Pablo Casado, pasando por Inés Arrimadas- y, por supuesto, con los líderes independentistas acompañados con su mejor reclamo: los presos del procés. Pero el ambiente es de incertidumbre en las filas políticas por un resultado incierto donde puede haber hasta un triple empate entre ERC, PSC y JxCat.

Menos mítines y mucha comunicación online. El coronavirus y su tercera ola ha marcado estas elecciones. También lo hará en el momento de la votación. A los más vulnerables y a las personas de riesgo podrán ir a votar entre las 9 h y 12 h. A los demás, de 12 h a 19 h; y se recomienda a aquellos que están contagiados de covid o que guardan cuarentena por ser contacto estrecho de un positivo acudan a los colegios electorales a última hora, entre las 19 h y las 20 h.

Además, el voto por correo ha conseguido un récord histórico. De hecho, un total de 265.647 personas ya han enviado su voto por correo para las elecciones catalanas del domingo.

Triple empate

El posible triple empate ha radicalizado los ataques al contrario, aunque probablemente las dos formaciones con más miedo al resultado son el PP, que se podría ver desbancado por Vox, y Ciudadanos a quien los sondeos les avanzan la pérdida de dos tercios de sus votos con respecto a las elecciones anteriores, donde Inés Arrimadas consiguió ser la candidata más votada.

El Partido Popular de Catalunya vive las últimas horas de campaña con preocupación por los malos resultados que podrían suponer una abstención disparada y la extremista recta final llevada a cabo por Vox. Por si acaso, desde Génova ya han dejado claro que no es Pablo Casado quien se presenta a estas elecciones. Por esta línea va también Inés Arrimadas.

Pero sin duda, uno de los protagonistas de la campaña ha sido el candidato del PSC, y ex ministro de Sanidad, con el «efecto Illa». Un cambio de última hora, una estrategia del propio Miquel Iceta, que dio un paso atrás para hacer el viaje a la inversa que su compañero y amigo Salvador Illa, de Barcelona al Consejo de Ministros.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre