Consultado sobre qué ocurrió con la conocida como “tercera ola”, el médico investigador Boris Pérez comentó que la recordaba más que como una ola, como un tsunami. Además, el problema se agravó con dos nuevas variantes del virus: la británica y la sudafricana. Boris se acordó también de su participación, que pasó de ser el simple comentario de un médico de otra especialidad, como era su caso, a trascender y ser tenido muy en cuenta.

Boris habló sobre los dispensadores de gel hidroalcohólico y de uso obligatorio que se ubicaron en las entradas de bares, restaurantes, comercios y demás establecimientos. El objetivo del gel era mantener las manos lo más limpias posible, eliminando la presencia del virus si es que estuviera allí.

Con las mascarillas se evitaba en parte la entrada del virus al organismo a través de la nariz y la boca. Las manos quedaban más expuestas y el gel era una solución. Las manos se usan mucho y no tienen protección. Se tocan objetos, sirven de apoyo y están en contacto continuo con agentes externos. Muy expuestas al Covid.

Cuando se pulsa el dispensador del gel, de alguna manera se consigue eliminar el virus de las manos. La siguiente persona que entra en el mismo local apretará el pulsador del dosificador y obtendrá el gel para sus manos. Así una y otra vez, pero ¿quién limpia el pulsador del dosificador? Un botón que es tocado cada día por múltiples manos, algunas limpias, pero otras portadoras de un virus que depositan en ese pulsador.

Por eso, comentaba Boris, si se quieren estudiar las nuevas variantes del virus solo hay que buscarlas en los botones de los dispensadores, que es el lugar más tocado y menos desinfectado de todos.

Después de esas declaraciones no tardó en salir una norma que obligaba a los dueños de los establecimientos a que hubiera una limpieza frecuente de esos dispensadores. “En fin”, dijo Boris, “si de alguna forma se contribuyó a evitar la propagación del virus, pues el resultado final estuvo bien”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMás de 150 millones de niños y niñas sufren explotación infantil
Artículo siguienteLo conseguiremos!!!
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.

1 Comentario

  1. Aqui alguien dice «Tercera Ola» y ya todos los medios dice «Tercera Ola»,pero..¿Hay realmente una tercera ola o es la misma que habia ya que jamas,al menos en españa,se logro bajar hasta 50 casos por 100 mil habitantes?
    Nos preguntamos de donde salen los contagios?No solo por no limpiar los dispensadores de gel,tambien por no usar guantes en las tiendas,los supermercados,ni en transportes urbanos colectivos..centros comerciales atiborrados,con gentes entrando y saliendo por miles,eso si,con mascarilla quirurgica pero sin guantes,tocando desde alimentos hasta ropa.Hay quien dice..¿Pero como me he contagiado si he guardado todas las medidas?Quizas la respuesta esta aqui,que has entrado en un supermercado y has cogido con tus manos sin proteccion algo que previamente habia estado en contacto con las manos de alguien contagiado.
    No solo los bares son puntos de contagio,mas lo son los centros comerciales pero nadie dice nada,quizas porque los bares,los dueños y trabajadores de la hosteleria poco importan,pero las grandes superficies..Ay!a ver quien las toca.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre