Sede del Santander en Triton Square, Londres

La filial británica de Banco Santander ha afirmado que podría iniciar otra reducción de puestos de trabajo y cerrar más sucursales, a consecuencia de la debacle provocada por la caída del 44% en los beneficios en Reino Unido

Nathan Bostock, consejero delegado de Santander UK, afirmó  que el banco continúa revisando constantemente su red de oficinas y que los planes de reducción de costes podrían tener como consecuencia la aplicación de estrategias de destrucción masiva de empleos.

Este movimiento seguiría al anunciado por otros bancos como HSBC, que fue el último banco en anunciar planes para recortar su red de sucursales, lo mismo que Barclays, Lloyds y TSB

Bostock, en declaraciones a la agencia AP, afirmó que «Nuestro programa de transformación continúa. Podemos ver claramente como resultado de eso un cambio en el número de nuestra plantilla general».

El directivo agregó que la red de oficinas está «siempre bajo revisión», pero enfatizó que no hay planes u objetivos para los cierres a muy corto plazo.

Santander UK, con alrededor de 14 millones de clientes activos, emplea a unas 21.900 personas y cuenta con 564 sucursales en Reino Unido. 

Bostock, además, dijo que, si se toma alguna decisión sobre el cierre de sucursales, «siempre lo haríamos de una manera que refleje la orientación de la FCA». 

Estas afirmaciones se producen después de que el regulador de la FCA instara a los bancos a revisar los planes para cerrar más sucursales durante la pandemia, por temor a que más oficinas cerradas pudieran tener importantes consecuencias para los clientes. 

Tras unos resultados tan desastrosos, Santander UK afirmó que las pérdidas crediticias provocadas por la pandemia le costaron 448 millones de libras en 2020, lo que redujo los beneficios antes de impuestos del Reino Unido un 44%.

Santander UK ha asegurado que ha reservado otros 98 millones de libras esterlinas para cubrir préstamos que espera que se deterioren en su cuarto trimestre.   

Venta de filiales

Tal y como publicamos en Diario16, haciéndonos eco de lo afirmado por fuentes financieras al digital Merca2, la intención del banco cántabro pasa por deshacerse de su filial en Reino Unido para potenciar, precisamente, su negocio en Estados Unidos, sobre todo después de que HSBC, acorralado por las investigaciones de las autoridades norteamericanas por sus operaciones de blanqueo de capitales, pudiera ser el siguiente gran banco en salir del mercado estadounidense. Los intereses de HSBC y de Santander, por tanto, se cruzan, lo que podría generar una compra cruzada de los diferentes negocios de los que las dos grandes entidades quieren deshacerse. ¿Casualidad? En el sector financiero, ni en la vida, existen las casualidades. Todo podría enmarcarse en esa fusión a medio plazo entre los dos bancos para crear la mayor entidad del mundo por activos.  

Diario16, en el mes de julio de 2020, ya publicó la posibilidad de que el Santander estuviera pensando en vender su filial en Reino Unido tras la presentación de los resultados del primer semestre de 2020, en los que se comunicaron unas pérdidas de 10.798 millones de euros a causa, según lo indicado por la entidad cántabra, a una actualización del fondo de comercio y los créditos fiscales de sus filiales de Reino Unido, Polonia y Estados Unidos.

Fuentes financieras consultadas por Diario16 indicaron que esas pérdidas se producen por una limpieza de su propio balance y es significativo cómo en lo referente a Santander UK han aplicado una rebaja del valor del 50% de lo invertido, hasta llevar el fondo de comercio a 6.200 millones.

Las mismas fuentes señalaron «es como si estuvieran preparando la venta en esos países y sacar liquidez».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre