Foto Agustín Millán.

El funcionamiento del Gobierno de coalición entrará en una nueva etapa tras la llegada de Yolanda Díaz como cabeza visible de Unidas Podemos en el Gobierno, sobre todo tras meses de roces y presiones que se da por hecho que continuarán, aunque desde el lado socialista piensen que habrá menos filtraciones en las que se aireen esas diferencias.

La salida de Pablo Iglesias se ha producido en un momento muy delicado para la coalición, en pleno enfrentamiento por la regulación del alquiler y a punto de que Yolanda Díaz libre su gran batalla: la derogación de la reforma laboral del PP, sobre todo tras las declaraciones de Nadia Calviño en las que afirmó que no era el momento para eliminar una ley que tanto daño ha hecho a la clase trabajadora.

La salida de Iglesias no cambiará las posiciones de Unidas Podemos esté quien esté como principal interlocutor del presidente Pedro Sánchez, pero Díaz e Iglesias, hasta el momento, han resuelto los conflictos de forma distinta.

Los socialistas confieren a la ministra de Trabajo un perfil proclive al pacto, mientras que en Iglesias ven a un político más interesado en el activismo que en la gestión, motivo por el cual en el PSOE hay cierto temor por el papel que ejercerá desde fuera del Gobierno el líder de Podemos.

Aún no está definido en qué términos, con qué formas y objetivos asumirá Díaz la Vicepresidencia, un asunto del que de momento rehúye hablar porque sigue centrada en sus tareas como ministra de Trabajo y en concreto en las negociaciones para la derogación de la reforma laboral, algo que revertirá en un nuevo enfrentamiento con el ala neoliberal del Ejecutivo liderado por Nadia Calviño, ferviente defensora de la reforma que entregó todo el poder a la patronal.

Los cambios en el Ejecutivo coinciden con un momento en el que Díaz, como ministra de Trabajo, ha abierto la negociación con los agentes sociales para derogar la reforma laboral, un objetivo que Calviño desdeña. «Hay que dejar de mirar al pasado y mirar al futuro», dijo la ministra neoliberal.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. La izquierda contra Calviño, no.
    La izquierda contra Ábalos, no.
    La izquierda está contra el neo-liberalismo al servicio del gran capital y a favor de que se cumplan los acuerdos firmados y refrendados.
    La izquierda ya está hasta el moño de las trafulladas del PsoE.

  2. El Covid Calviño resulta más mortal que el Covid19, mata a más gente por hambre y por reducirlos a la miseria que el Covid19. Después dicen que le duele España, entonces pregunto; ¿qué coño es España? si sus gobiernos son incapaces de garantizar la sobrevivencia a su población.
    República Socialista, ya.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre