La vicepresidenta tercera de un gobierno progresista, la encargada de velar por que el cumplimiento del programa económico de ese gobierno esté basado única y exclusivamente en los parámetros que delimitan la justicia social, afirmó, ante una audiencia de enfervorecidos empresarios, en relación a la derogación de la reforma laboral que «sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar la más mínima inseguridad jurídica en este momento». Señora Calviño, lo que de verdad es absurdo es que usted siga en el Gobierno.  

Todo el mundo sabe o intuye la razón por la que llegó Calviño a su cargo, las presiones que hubo por parte de los «verdaderos gobernantes» de este país, es decir, las élites económicas, financieras y empresariales que necesitaban tener en el Ejecutivo a su Lancelot para que frenara cualquier iniciativa orientada a aplicar el programa de justicia social. Esa es su verdadera función dentro de un gobierno de coalición progresista: ser la paladina de las élites, la Brienne de Tarth que pare con su espada cualquier intento de mejorar la vida de la ciudadanía, no vaya a ser que a quienes realmente representa usted pierdan unos pocos puntos porcentuales de sus beneficios.

Por esta razón, es absurdo que usted siga siendo el garbanzo negro. Deje de sufrir presiones y vuelva a la Europa insolidaria de Luis de Guindos para, desde allí, poder hacer lo que más le gusta: aplicar políticas que sometan aún más a las clases medias y trabajadoras a los intereses de las élites. Allí vivirá más a gusto, como ya lo hizo durante los años más duros de la crisis de 2012 cuando ocupó la Dirección General de Presupuestos. Desde ahí comprobó sin inmutarse cómo las políticas económicas europeas, impuestas por Alemania, Holanda, Austria y Finlandia, destrozaban la protección social y provocaban que un 25% de la ciudadanía española se viera obligada a vivir por debajo del umbral de la pobreza extrema, entre otras cosas, como consecuencia de la precarización del empleo generada por la reforma laboral que ahora defiende con tanto ahínco.

Un comportamiento ético por su parte sería presentar su dimisión porque, como afirmábamos ayer en Diario16, tiene la suerte de que en España los presidentes no cesan a sus ministros y ministras. Es tan absurdo que usted siga en el Ejecutivo como que ni el presidente ni el vicepresidente segundo aún no la hayan cesado después de todas las piedras que ha puesto en la rueda al defender los intereses de las clases dominantes. El hecho de mantenerla en su vicepresidencia y en su ministerio es totalmente ilógico, sobre todo cuando Pablo Iglesias ya indicó que Ana Patricia Botín fue quien impidió que se cerrara un primer pacto de gobierno, la misma presidenta que con tanto cariño la recibió cuando fue nombrada ministra.

Es muy absurdo que la señora Calviño pretenda mantener una reforma laboral que tanto daño ha hecho a los trabajadores y que basa su éxito en las mentiras de la propaganda neoliberal porque, recuerde esto señora vicepresidenta tercera, esa ley aprobada por el gobierno del PP no ha creado empleo neto, sino que lo ha parcelado y lo que se ha generado es en extremo precario. Los datos oficiales lo demuestran. En el mes de febrero de 2020, por citar las cifras precrisis sanitaria, fueron necesarios 1,59 millones de contratos para que el desempleo registrado bajara en tan sólo 42.995 personas. De esa cifra de contratos, 178.193 fueron indefinidos. Además, el tipo de contrato más utilizado por las empresas sigue siendo el «Eventual por razones de producción» que es el que menos duración tiene. Un gobierno progresista no puede defender este tipo de relaciones laborales y, por tanto, señora Calviño, es absurdo que usted continúe un minuto más en él.

Su falta de compromiso con los objetivos de este Ejecutivo se pudo demostrar con el hecho de que no se presentó en las listas del PSOE. Es una decisión libre, pero es incongruente estar en un gobierno de progreso sin asumir ningún tipo de responsabilidad económica. Dolores Delgado, por ejemplo, sí se presentó, fue elegida diputada y, llegado el momento, renunció a su escaño cuando accedió a la presidencia de la Fiscalía General del Estado. Eso es coherencia y compromiso con los objetivos de un gobierno. Lo suyo, de verdad, es absurdo.

Dice el refrán que no se puede estar en misa y repicando. Señora Calviño, usted no puede afirmar que está comprometida con este gobierno y, a la vez, defender los intereses de las élites. No está de acuerdo con la derogación de la reforma laboral como tampoco lo está con una redistribución justa de las políticas fiscales. No está de acuerdo con algo tan necesario para el pueblo como es el incremento del gasto público, aunque se incumplan los objetivos de déficit injusto impuesto por la dictadura de la UE, pero no hace nada para controlar la fuga de capitales que se está produciendo. Estas posturas son las que revelan que tenía razón cuando afirmó que su política iba a ser continuista, es decir, la misma que la de Luis de Guindos, el peor ministro de Economía que ha habido en Europa, según el Financial Times.  

Derogar la reforma laboral es clave para devolver su verdadera razón de ser a la democracia española. Por eso, es absurdo que usted, en vez de defender a la clase trabajadora ⸺lo mínimo que se espera de una ministra de un gobierno progresista⸺ agradeciera a los empresarios «el compromiso y el esfuerzo que están haciendo. Las empresas tienen un papel clave en la recuperación y cuentan con el apoyo de este Gobierno». Sus palabras delatan quién es realmente usted, una neoliberal más favorable a las políticas del PP que del gobierno en el que está. Por eso, es absurdo que siga ahí.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. Buen artículo.
    Váyase ya a tomar por culo, zángana, Usted no ha valido para defender el robo que hicieron sus amigos del pp, presidido por el consentidor mariano rajoy brey y su adláteres luis de guindos jurado, sebastian albella amigo, amen de otros más, entre los que se encuentra una tal Ana-Patricia Botín Sanz de Sautuola O´Shea, y María-Soraya Saenz de Santamaría Antón, quizá en la basura de Europa se encuentre a gusto con el tal luisito, o en el banco santander de cualquier cosa con anita, y de supervisora de sus andanzas maquiavélicas con el tiempos con la sorayita.
    No ha ayudado en nada a los Propietarios del Banco Popular, ósea más de 305.000 Familias, equivalentes a 1.200.000 Personas, muchas de Ellas han ido falleciendo por el sufrimiento de no tener dinero, y Otras por el rollo de la pandemia; lo que supone que ahora se ahorrarán un buen montón de billetes, para que sigáis viviendo a vuestro placer.
    País -no nación- de mierda, ya tienen dinerito de los pensionista fallecidos, y el cantabrón salvado de momento -esta quebrado-.

  2. Pero de verdad se os va la olla?,…el problema de la temporalidad en el empleo es cuando el contrato temporal se repite en el tiempo con la misma u otra persona pero con las mismas funciones y condiciones,..pero tú crees q una economía puede subsistir sin una figura de contrato hasta fin de producción,….. Y si el PSOE ha cedido a las presiones empresariales el problema no lo tiene el PSOE y es el q tiene q dar explicaciones?,…si se plantea la reconstrucción cómo elegir un bando entre empresas o trabajadores esto está abocado al fracaso

  3. Calviño la señorita rica a la que le importan una mierda las 300.000 familias robadas por rajoy el cobarde,guindos y ponce entre otros,este es un pais de mierda,en un pais civilizado todos estos ladrones ya estarian con la soga al cuello.Robaron el Banco Popular para regalarselo a la botina,y quitaron la propiedad a mas de 1000.000 españoles ,esta gentuza y sus familias lo pagaran como nos hicieron a nosotros,robaron a nuestros padres ,abuelos ,hijos,personas dependientes,todo esto cargara en su conciencia les deseo lo peor que les pueda pasar a ellos y sus familias,lo mismo que ellos a nosotros.

  4. Muy cierto, a ella lo único que le interesa es que las élites no pierdan sus privilegios y que sigan pisoteando a los trabajadores.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre