Y, como es habitual en ella, habló claro y sin subterfugios, que es lo mínimo que se puede esperar de un servidor público. Carmen Calvo es una mujer que viene del clasicismo político y por eso cuando analiza un hecho lo hace desde la coherencia, no desde el oportunismo; desde las convicciones, no desde el populismo; y desde la razón democrática y feminista sin ambages ni medias tintas. Por eso se permite huir de la demagogia y decir que a ella siempre se la encontrará defendiendo los derechos de las mujeres y en primera fila de una manifestación por la igualdad de sexos, pero respetando en todo momento la ley.

Hay que tener la cabeza muy bien amueblada y muy interiorizados los valores constitucionales del Estado de derecho para decir que el feminismo es una «revolución pacífica» frente a la ultraderecha, una derecha que sin, duda, ha puesto «en la diana» a la mujer, en definitiva a la Igualdad Real, esencia de la filosofía comparada del feminismo y en el mismo renglón defender el imperio de la ley por razones sanitarias obvias.

Pero, además, Calvo da la cara y se moja, como cuando dice que el calendario de vacunación en España va a cumplirse sin ninguna duda, de tal forma que en los meses de verano el 70 por ciento de la población estará vacunada. Nos encontramos a mes de marzo y apenas se ha administrado el antídoto a un 3 por ciento de los españoles, por eso, que un representante del Gobierno muestre tal grado de confianza y tranquilidad, es otro valor añadido que dice mucho en su favor. En momentos de crisis profundas hacen falta referentes, líderes que se pongan al timón y digan al pueblo las palabras que quiere escuchar, palabras con el timbre de voz de lo humano. Eso se llama ser estadista y socialista, y Carmen Calvo lo es con ideología inequívoca.

 La vicepresidenta se muestra plenamente convencida de que España puede conseguirlo por varias razones: «Porque por fortuna en nuestro país no hay un movimiento antivacunas importante, como ocurre en otros países; porque tenemos un gran sistema de sanidad pública y estamos acostumbrados a vacunar contra la gripe (hasta 14 millones cada año); y porque todas las vacunas van a llegar a partir de marzo y abril». Sin duda deseo que nada ni nadie la haga errar.

Pero la Carmen Calvo feminista, ponderada y respetuosa con las normas sanitarias en tiempos de pandemia no está reñida con la Carmen Calvo firme que no elude críticas a la monarquía cuando se lo merece. Dice que está viviendo el escándalo del rey emérito como el resto de los españoles, es decir, con preocupación, y advierte a las infantas Elena y Cristina que por el cargo que ostentan se les debe exigir una mayor ejemplaridad. «Los que tenemos una responsabilidad política debemos esperar a que nos toque la vacuna.  Sin lugar a dudas lo que han hecho no es entendible ni es aceptable», aseguró en referencia al intolerable e inconsciente, insolidario y provocador, viaje de las hijas de Juan Carlos I a Abu Dhabi para inmunizarse contra el coronavirus mientras millones de españoles y españolas  se consumen entre el miedo, el desconsuelo, la incertidumbre  y la muerte.

Sobre el rey emérito, la vicepresidenta mantiene una posición firme y respetuosa con el Estado de derecho, pero abiertamente crítica a la vez. La conducta fiscal del artífice de la Transición merece el reproche ético y social, pero «políticamente ya abdicó, esa fue su manera de dimitir». A partir de ahí, Juan Carlos debe ponerse al día con Hacienda como cualquier otro contribuyente más, con los mismos derechos y obligaciones o, dicho de otra forma, «tiene que cumplir tributariamente con su país con arreglo a las normas».

Pero, en cualquier caso, es cierto, como dice Calvo, que la Justicia y el fisco tendrán la última palabra. Respecto a la posición del PSOE, que ha obstaculizado cualquier comisión de investigación para esclarecer las cuentas del emérito, de nuevo emerge la coherencia de la vicepresidenta: «El PSOE estuvo en el pacto de convivencia y sigue estando; podemos hacer modificaciones legales pero ese pacto ha traído los 40 mejores años de nuestra historia».

Tras descartar que habrá elecciones en octubre de 2021 («un delirio periodístico» cuando el Gobierno está en disposición de agotar la Legislatura y administrar los fondos europeos cruciales para la salida de la recesión) Carmen Calvo ha reconocido que en el acuerdo de Gobierno con Unidas Podemos estaba reformar la ley para garantizar la igualdad de las personas transexuales, pero no cuál tenía que ser el «contenido» concreto de esa reforma. Es decir, la ley tiene que ser consensuada por el Consejo de Ministros, no impuesta por la ministra Irene Montero, porque luego llega el Tribunal Constitucional y la tumba en un minuto, como ya ha ocurrido en otros países occidentales. Por tanto, hay que hacerlo con tranquilidad y mirando el Derecho Comparado.

Hay políticos y políticas que dicen representar la voluntad popular y que se erigen en depositarios de la confianza de los ciudadanos y ciudadanas, que se suben a una tribuna y acaban presos del futuro que han prometido y que no pueden concretar porque la senda que han elegido para llegar a él es un camino equivocado, sin retorno, que no conduce a ninguna parte. Otras políticas y políticos, en las mismas circunstancias, son rehenes de su pasado y como aún no han respondido de sus errores pretéritos ni justificado el alcance de sus actos, se ven impotentes para desenvolverse con libertad y ecuanimidad.

Sin duda, Carmen Calvo como política, humanista y feminista voló anoche a tal altura en el escenario político español que nadie hoy puede alcanzar.

4 Comentarios

  1. El cinismo y la hipocresía de esta señora es infinito. Miente y manipula a tiempo completo y trabaja todo lo que puede para romper el Gobierno de coalición. Buena discípula de mister x gal natural F. Gonzalez.

  2. Sr. Manuel Domínguez para ese viaje no hacen falta esas alforjas menos jabón y más caña de feminista y defensora de las mujeres pura palabrería y demagogia que usted dice que no tiene ,pues tiene un problema con su colega la Margarita Robles ministra del ejército el último meneo y ya van mucho tenemos una capt. a la cual la ha obligado a dejar el ejército por denunciar el trato vejatorio de un mando superior me imagino coronel por unos aseos que ella se negaba a compartir con él resto de compañeros. y que la capitán se quejo por conducto reglamentario, en fin para ir al médico y usted sr. Manuel le da un masaje a su ministra ,,que se le debería de caer la cara de vergüenza sea crítico exija cumplimientos del govierno y si no le gusta rompa el carnet del psoe y eso en el ministerio del ejército ya no te comento en el de economía, o el de seguridad social o ahora con el valenciano antiguo militante del PCV. VIVA la Republica.

  3. Deje de una vez de empujar el botafumeiro. Su Sra Calvo es sencillamente una impresentable por mucho que usted intente blanquearla con artículos y titulares que provocan más risa que otra cosa. Sobrevuele Sr. Todólogo.

    • Cierra la puta boca bocachanclas. el sr dominguez no es un todologo como usted le califica. el sr dominguez moreno se esta enfrentando con el poder de este pais. con la cantidad de gente buena que hay en leganes para que vengas tu a tocar los cojones con tu odio. si no estas de acuerdo con lo que dice, te jodes pero no insultas. me estoy rebajando a tu nivel gilipollas y ves que desagradable resulta? las criticas con respeto son mucho mas efectivas que las del insulto

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre