En el último manifiesto con motivo del Día internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, se recupera un texto de Carmen Calvo en el que la vicepresidenta primera del Gobierno asegura que una sociedad sexista siempre juega con la trampa de hacer pioneras a la mujer constantemente. «Ser pioneras nos debilita, nos sitúa en una posición muy frágil. Necesitamos que las niñas y las adolescentes no sean pioneras y pasen a formar parte de un sistema plenamente compartido e integrado. Que estén en todos los espacios donde se deciden las nuevas estrategias y los nuevos objetivos, pero también allí donde se transforman los contenidos, donde se genera el conocimiento», asegura. La vicepresidenta primera del Gobierno es una de las mentes preclaras del nuevo feminismo del siglo XXI, un feminismo que defiende «el tajo del trabajo» frente «al relato», y ha insistido en que el feminismo «no puede ser achicado ni estar donde no tiene que estar». O sea, un feminismo socialista, clásico, útil, sensato y necesario.

Durante su intervención en las jornadas sobre Economía Feminista organizadas por el PSOE, Calvo ha recordado unas recientes palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: «Para los socialistas el cielo está aquí, en cada despacho, en cada correo electrónico, en cada decisión que tomamos», ha subrayado en declaraciones recogidas por Europa Press. Además, ha subrayado que el partido siempre está «a la vanguardia» de la reflexión y ha incidido en que para los socialistas la política es gestión, cumplir lo prometido y «escuchar la realidad»: «La política no es el relato, es el tajo del trabajo».

Por ello, ha insistido en que el feminismo «no puede ser achicado ni estar donde no tiene que estar», sino que hay que seguir construyendo «la ciudadanía de las mujeres» en este momento de grandes «confusiones y de muchas turbulencias».

En este sentido, Calvo ha recalcado que conviene agarrarse a valores que «son seguros», defendiendo que «muchos de ellos» se encuentran en el pasado del PSOE. «No se puede ser demócrata ni mucho menos socialista sin ser feminista», ha recalcado.

«En momentos donde conceptos posmodernos que nos hacen situaciones muy líquidas y etéreas hay que estar amarrados a valores donde el rumbo no se pierde, donde la agenda es certera y se coloca justamente donde las mujeres tienen las dificultades para ser ciudadanas y para que el Estado les responda con especificidad a cuáles son también sus problemas», ha señalado.

Calvo ha asegurado que seguirá trabajando en políticas de discriminación positiva para sostener el principio que, en su opinión, no se puede separar ni ética ni políticamente la agenda del Estado y es que «no se puede tratar por igual a los desiguales, porque de ahí no sale la igualdad».

«La España que nos merecemos tiene que avanzar mucho en políticas de igualdad entre hombres y mujeres», ha destacado Calvo durante la inauguración de las jornadas que organiza el PSOE, con las que se pretende avanzar en los elementos en los que tienen que seguir trabajando las políticas públicas de «una democracia completamente solvente, madura y garantizada como es la española».

El PSOE ha arrancado este sábado en Madrid una serie de foros de debate que pretenden desembocar en un acto que se celebrará durante verano en Valencia en homenaje a la escritora feminista María Cambrils.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre