Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, presidirá hoy el Consejo de Ministros tras la demostración de coherencia ideológica y política dada ayer en la entrega de los Premios Plaza de España, acto organizado por la Delegación del Gobierno en Andalucía y celebrado en el edificio de la Capitanía General de la II Región Militar.

En una breve y expresa visita a Sevilla, sin papeles en el bolsillo pero con el alma en la voz, Carmen Calvo declaró lo que los españoles están esperando oír de sus líderes políticos: «cuando hay dificultades lo que funciona es lo común, lo público, el esfuerzo de todos para salvar a cada uno. Somos un país ordenado, solvente y alegremente serio en la vida, como dijo el gran maestro andaluz, Pablo Picasso».

En el acto se reconoció, como es de justicia, la labor de los servicios esenciales durante la pandemia, en un premio que han compartido representantes del Mando de Operaciones del Estado Mayor, la UME, la Armada Española, el Ejército del Aire, el Ejército de Tierra, Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, Cáritas, Cruz Roja, Banco de Alimentos, así como representantes del sector sanitario y docente, de trabajadoras y trabajadores de supermercados, farmacéuticos, transportistas y agricultores. Carmen Calvo destacó de todos ellos y ellas que «son hombres y mujeres que deciden en algunos casos despojarse de derechos fundamentales para servir: ha sido su opción, una opción valiente y generosa, pero habrán visto cómo todo este país se ha rendido al reconocimiento y al agradecimiento de su esfuerzo».

Durante la entrega de premios se reconoció la labor de la Comisión para la conmemoración del bicentenario del alzamiento de Riego, y a título póstumo, a los últimos supervivientes españoles de Mauthausen y La Nueve, Juan Romero y Rafael Gómez, de los que la vicepresidenta ha subrayado que «forman parte de ese rostro imprescindible de la democracia española que se enfrentó al fascismo».

Asimismo, han recibido el premio Plaza de España 2020 los ayuntamientos onubenses de Almonaster la Real, El Campillo, Zalamea la Real y La Zarza-Perrunal, por su gestión solidaria ante el incendio que asoló la comarca, los productores de la película La trinchera infinita, que para Carmen Calvo «debería ser reconocida como una de las grandes películas de este año».

La cultura, como elemento de construcción de una sociedad, tampoco podía quedar fuera de estas distinciones, y el reconocimiento a la obra del cantaor Enrique Morente, sobre el que Calvo declaró no saber «cómo podemos sobrevivir a que no esté entre nosotros» y la del escultor José Noja, en cuyo agradecimiento Carmen Calvo recordó que «la cultura es también un servicio esencial para poder seguir viviendo».

Al terminar su discurso, la vicepresidenta primera recibió una ovación estruendosa que, por cierto, fue acompañada de gritos de «¡Bravo, bravo, bravo!» lanzados por alguno de los allí presentes –por cierto, no fui yo, aunque lo hubiese hecho. La brillantez, la excelencia y el timbre de la voz de la verdad de su discurso lo merecía. Y eso no es fruto de la casualidad o de la exaltación del momento, sino que es la consecuencia de la coherencia entre las palabras y la ideología que se representa. Esta es la razón por la que Carmen Calvo es la piedra angular sobre la que se sostiene la ideología del Gobierno de coalición.

La coherencia lleva a la verdad, eso es indiscutible porque, además, está basada en ella y, en política, se convierte en un elemento clave cuando se ocupan puestos de poder. Hoy, una vez más, Carmen Calvo ha dado una nueva lección de lo que es defender la verdad política a través de la coherencia ideológica.

Las palabras pronunciadas ayer por Calvo en Sevilla son la constatación de que todo lo que ha dicho en los meses pasados es un reflejo de la verdad ideológica y de la defensa de los valores en los que se cree y, en consecuencia, los que se defienden frente a la traición o el populismo.

Schopenhauer decía que una verdad atraviesa tres fases. En primer lugar se la ridiculiza, después se produce una violenta oposición para terminar siendo aceptada como algo evidente porque no se puede refutar a la verdad. Eso es lo que ocurre con Carmen Calvo.

El Partido Socialista ha vuelto a la coherencia, a la verdad y a la ética política gracias a Carmen Calvo que es el pilar sobre el que se asienta la estructura y la estrategia de un gobierno que, por mucho que se pretenda desvirtuar, sigue contando con las esperanzas de decenas de millones de ciudadanos y ciudadanas que miran a la Moncloa, no esperando a ver una «lucecita» encendida a altas horas de la madrugada, sino el faro que conduzca a todos y todas a un escenario de igualdad real absoluta en todos los ámbitos. Sobre todo en un momento de incertidumbres como el que se está viviendo en la actualidad. Esto sólo se logrará con la justicia social que se podrá implementar en el país gracias a un gobierno que actúe desde la coherencia, por más que haya ministros y ministras que funcionen con ocurrencias, demagogia y populismo o que defiendan y condicionen la acción de gobierno con alternativas y estrategias que bien podrían ser implementadas por el Partido Popular o por Vox.

El alegato de Carmen Calvo a los valores democráticos, a la responsabilidad, a la unidad del pueblo contra las adversidades, no fue más que otra demostración de coherencia ideológica porque el socialismo defiende, precisamente, lo que las palabras y los hechos de la vicepresidenta muestran. Su discurso salió de su conciencia y de su alma y no de asesores ajenos a la defensa de la justicia y la conciencia social que son la esencia del socialismo del fundador del PSOE.

3 Comentarios

  1. Me sigo partiendo, la misma Carmen que aplaudía a la Duquesa de Alba en el Hotel Rich cuando recibía aquella joya, del premio de la Asociación de Joyeros de Cordoba?. lo dicho, me parto de risa.

  2. Yo también me parto Toni.

    Esta es la persona también que manipuló los documentos de Podemos durante unas negociaciones para formar gobierno.
    Y que venga este «Periodista , escritor, sociólogo, politólogo y perito en procesos de paz a nivel nacional e internacional» (wow!) a decir de esta política
    «El Partido Socialista ha vuelto a la coherencia, a la verdad y a la ética política gracias a Carmen Calvo que »

    Es tremendo. Algunos «periodistas (y etc. etc.)» son tremendos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre