Antes de la pandemia de la Covid-19 el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, había manifestado su intención de celebrar el XL Congreso Federal a principios de 2021 y, como tantos otros eventos no ha podido ser. La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, reunida hoy de forma telemática por primera vez en este año, ha convocado para el próximo 23 de enero, a las 10’30 horas, un Comité Federal ordinario por vía telemática, que contará con la presencia en Ferraz del secretario general, de algunos miembros de la Ejecutiva y de los miembros de la Mesa del Comité Federal.

La Ejecutiva ha avanzado el orden del día del Comité Federal en el que, además del informe de gestión del secretario general, se trasladará que el XL Congreso del Partido se celebrará en la segunda quincena de octubre para que pueda ser mayoritariamente presencial. De este modo, el calendario precongresual se iniciaría a primeros de septiembre.

Hace tiempo que se respira ambiente precongresual en el PSOE y, aunque según estatutos del partido, la celebración de primarias vinculantes es preceptiva para la elección de los secretarios generales, es evidente que al estar ostentando Sánchez la Presidencia del Gobierno, resultará complicado, por no decir imposible, que se presente nadie a discutirle el liderazgo de los socialistas al actual secretario general.

Otra cosa será el equipo de Sánchez pueda elegir para acompañarlo en el los 4 años de mandato que le otorga este proceso a priori. Del XL Congreso Federal saldrá una nueva ejecutiva que será renovada y atenderá, como siempre ha sido, a la fortaleza que los varones territoriales tengan en sus federaciones y, la afinidad con el Secretario General. Además, de ese Congreso también saldrá elegido una buena parte del Comité Federal que es el máximo órgano entre congresos del PSOE.

Por tanto, sin ningún género de duda, para Sánchez este trayecto resultará un camino de rosas y seguirá liderando el PSOE. Otra cosa distinta es lo que pasará en los congresos, precedidos de primarias, en las comunidades autónomas. En todas las federaciones del PSOE se tendrá que celebrar, con fecha posterior al Congreso Federal, la renovación de sus ejecutivas y no todos lo tienen fácil.

A pesar de ciertas voces discordantes con Sánchez que en contadas ocasiones se pueden escuchar por parte de algún líder territorial, es posible que todos repitan en sus territorios con la excepción de Andalucía y Galicia.

En Andalucía, la secretaria general del PSA, Susana Díaz, ya ha manifestado que quiere quedarse en su tierra y, aunque no ha afirmado expresamente su intención de presentarse a la reelección, sus movimientos y declaraciones apuntan a que sí lo hará. Pero esta vez, lo más probable es que tenga enfrente una candidatura respaldada por Ferraz y, para eso se barajan nombres como el del diputado jiennense, Felipe Sicilia, entre otros, o un posible desembarco, como ocurrió en Cataluña con Salvador Illa, de la ministra María Jesús Montero.

En Galicia, tras el rotundo fracaso electoral del secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, también hay ruido de fondo y, aunque todavía no se conocen los nombres de las posibles candidaturas que se presentarán para liderar a los socialistas gallegos, Caballero no tendrá fácil su reelección tras varias maniobras y cambios en listas en diferentes procesos electorales que no han gustado a la militancia gallega. Caballero tendrá, sin ningún género de duda, una candidatura enfrente, apoyada por al menos 3 provincias – de las 4 gallegas -, y se le pondrá complicado seguir liderando el PSdeG.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre