A pesar de que el secretario general del PSdeG  y candidato a la Xunta de Galicia se ha arrogado los buenos resultados de las siglas en los comicios de las municipales y generales, lo cierto es que cuando su nombre ha encabezado una candidatura el fiasco ha sido notable. El voto socialista en Galicia lo ganan los alcaldes y Pedro Sánchez. Gonzalo Caballero no convence.

En las elecciones generales de 2019 el PSOE ganó en Galicia por primera vez en cuarenta años y además, en las municipales, los socialistas se hicieron o revalidaron las Alcaldías de las principales ciudades gallegas. Así, el PSdeG tiene, en este momento, tres de las cuatro diputaciones gallegas. Gonzalo Caballero, aunque afirme lo contrario, a la vista está que nada tuvo que ver con estas victorias.

A la espera de conocer el recuento del voto exterior, aunque todo apunta a que el resultado para el PSdeG será todavía peor que el que se desprende del escrutinio del pasado domingo, ya que podría perder un escaño en Pontevedra en  favor de los populares de Feijóo, Gonzalo Caballero no ha obtenido los resultados esperados por su equipo y se ha colocado como tercera fuerza política en el Parlamento galego sufriendo el sorpasso del BNG de Ana Pontón.

Aunque Caballero busca culpables del desastre electoral de los socialistas en Galicia, y alegue, cada vez que es preguntado, que lleva unos meses en el Parlamento y no ha tenido tiempo de poder desarrollar su programa para Galicia, lo cierto es que las primarias del PSdeG, para elegir candidato a la Xunta,  fueron convocadas hace casi dos años, al mismo tiempo que las de los candidatos a las alcaldías, asegurándose así Caballero que nadie daría un paso al frente para disputar,  con tanto tiempo de antelación y con el secretario general,  una guerra interna al estar todos los socialistas centrados en sus territorios.

Así, Gonzalo Caballero, que ganó sus primarias a la secretaría general pactando con quien representaba lo contrario a lo que predicaba éste en la última fase del proceso interno de primarias Sánchez/Díaz en 2017, se aseguró de que no se celebraran elecciones internas para elegir candidato a la Xunta y resultó elegido por incomparecencia de  adversario.

Una vez se autoproclamó candidato, fuentes del PSdeG aseguran a Diario16, que más de un compañero de partido, con escaño en O Hórreo  por la provincia de Pontevedra -candidatura en la que Caballero había figurado en el número 5 las pasadas elecciones autonómicas pero quedando fuera al salir elegidos solo 4 diputados- le ofrecieron su dimisión para él poder ocupar escaño en el Parlamento galego. Caballero no aceptó y se dedicó a imponer “su orden” dentro del PSdeG. Los socialistas perdieron así una magnífica oportunidad para ejercer la oposición a Núñez Feijóo con su candidato al frente.

Ahora, muchos son los que se echan las manos a la cabeza y piden que se abra un periodo de reflexión en el seno del PSdeG ante los nefastos resultados, dadas las circunstancias, que ha obtenido la formación el 12 de julio.

La inexistente capacidad de integración de Caballero, la arrogancia con la que fulminó a compañeros y compañeras, que habían obtenido el apoyo mayoritario de la militancia en sus territorios, ha provocado una amplia desafección en las bases socialistas hacia el que en otro tiempo se jactaba de ser el “Secretario Xeral de la militancia”.

Así, y aunque Caballero repite sin cesar que se queda y da a entender que será el candidato de los socialistas en 2024, habrá que esperar y ver cómo se van desarrollando los diferentes procesos orgánicos que preceden a los comicios y,  así saber si el actual secretario general sigue teniendo el respaldo de la militancia de  Galicia.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre