Evasión Fiscal

La facturación fraudulenta es un método para mover dinero ilícitamente a través de fronteras que implica la falsificación deliberada del valor, volumen y el tipo de producto en una transacción comercial internacional de bienes o servicios por al menos una de las partes de la transacción. La facturación fraudulenta se ha convertido en el componente más importante de las salidas financieras ilícitas utilizadas por organizaciones criminales, multinacionales y grandes fortunas para blanquear capitales, evadir impuestos o reclamar beneficios fiscales a los países

Al manipular de manera fraudulenta el precio, la cantidad o la calidad de un bien o servicio en una factura enviada a la aduana, las élites y las organizaciones criminales pueden transferir de manera fácil y rápida sumas sustanciales de dinero a través de las fronteras internacionales.

La facturación fraudulenta es un método para mover dinero ilícitamente a través de fronteras que implica la falsificación deliberada del valor, volumen y el tipo de producto en una transacción comercial internacional de bienes o servicios por al menos una de las partes de la transacción

La facturación fraudulenta puede estar relacionada con el blanqueo de capitales basado en el comercio (TBML, por sus siglas en inglés), pero no se corresponde exactamente con él. Por el contrario, la facturación fraudulenta es un mecanismo que se puede utilizar para participar en TBML, que ha sido definido por el Grupo Asia/Pacífico de lucha contra el blanqueo de capitales como «el proceso de disfrazar el producto del delito y mover el valor mediante el uso de transacciones comerciales en un intento de legitimar sus orígenes».

¿Por qué se utiliza la facturación fraudulenta comercial?

Existen cuatro razones principales para que tanto las élites como las organizaciones criminales facturen de manera fraudulenta:

  • Blanqueo de dinero: los delincuentes, los agentes financieros de las élites o los funcionarios públicos pueden intentar blanquear el producto del delito o la corrupción.
  • Evasión directa de impuestos y derechos de aduana: al declarar de forma insuficiente el valor de las mercancías, los importadores pueden evadir inmediatamente importantes derechos de aduana u otros impuestos.
  • Reclamación de incentivos fiscales: muchos países ofrecen generosos incentivos fiscales a los exportadores nacionales que venden sus bienes y servicios en el extranjero. Los grupos criminales y las élites pueden intentar abusar de estos incentivos fiscales informando en exceso sus exportaciones.
  • Esquivar los controles de capital: muchos países en desarrollo tienen restricciones sobre la cantidad de capital que una persona o empresa puede traer dentro o fuera de sus economías. Los inversores que intentan romper estos controles de capital a menudo facturan de manera fraudulenta las transacciones comerciales como una alternativa ilegal a la entrada o salida de dinero del país.

Tanto las élites como las organizaciones criminales se aprovechan de que muchos países intentan procesar rápidamente las transacciones aduaneras, en un esfuerzo por promover el comercio e impulsar el crecimiento económico. Por tanto, la facturación fraudulenta se ha convertido en una actividad de bajo riesgo para estos grupos, especialmente aquellos que solo facturan erróneamente sus transacciones de manera moderada, por ejemplo, entre el 5 y el 10 por ciento.

Las élites y las organizaciones criminales utilizan la facturación fraudulenta para blanquear capitales, evasión fiscal, reclamación de incentivos fiscales y esquivar los controles de capital

La elusión fiscal de las multinacionales

Debido a que a menudo ambos implican precios incorrectos, muchos esquemas agresivos de evasión fiscal por parte de corporaciones multinacionales pueden confundirse fácilmente con facturación fraudulenta. Sin embargo, deben considerarse como problemas de política separados con soluciones separadas.

Dicho esto, las corporaciones multinacionales pueden participar en la facturación comercial errónea y lo hacen. Esta actividad, sin embargo, implica la declaración errónea deliberada del valor, volumen o tipo de mercancía en una transacción aduanera y, por lo tanto, es una evasión fiscal ilegal, no una elusión fiscal legal.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre