Un paraíso fiscal en la Unión Europea y dos de las economías más grandes de África obligarán a las empresas a declarar a sus propietarios reales, uniéndose de este modo a una lista cada vez mayor de países que responden a la presión pública sobre el blanqueo de capitales, el crimen y la evasión fiscal habilitada por vehículos corporativos anónimos.

Chipre, Ghana y Kenia han aprobado los denominados «registros de beneficiarios reales» que requieren que las empresas domiciliadas en sus territorios declaren a las autoridades nacionales los verdaderos propietarios de esas compañías. Los agentes del orden, los activistas por la transparencia y los inspectores fiscales reconocen que es un paso adelante para disuadir a delincuentes y a funcionarios corruptos.

El escándalo mundial que provocó la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) respecto a los Papeles de Panamá, cada vez más países han promulgado leyes para crear tales registros o han señalado la intención de hacerlo.

El progreso ha sido «considerable», según se verifica en un informe de Tax Justice Network, al que Diario16 ha tenido acceso. En febrero de 2020, 81 países aprobaron leyes que exigen que la información de propiedad se registre con los gobiernos nacionales, más del doble que en 2018.

Tal y como publicamos en estas páginas, en enero de 2021, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Transparencia Corporativa, que requiere que los dueños de las empresas se identifiquen ante el Departamento del Tesoro. Las empresas estadounidenses tienen un largo historial de abusos por parte de estafadores y cleptócratas extranjeros.

El pasado mes de marzo, Chipre, un paraíso fiscal dentro de la UE, anunció planes para introducir su registro de propiedad.

La medida fue recibida calurosamente por los activistas anticorrupción y los defensores de la transparencia, especialmente en Rusia y otras naciones ex Unión SoviéticaChipre fue durante mucho tiempo un destino favorito para el dinero ruso, sucio y limpio, gracias a un generoso tratado fiscal entre los países y a las débiles leyes chipriotas y su aplicación

En 2019, el Financial Action Task Force (FATF), el organismo de control mundial contra el blanqueo de capitales, reprendió a Chipre por deficiencias importantes, incluido un historial deficiente de rastreo de los ingresos delictivos generados fuera de la isla. Las autoridades no rastrearon ni congelaron de manera proactiva el dinero extranjero corrupto.

Los expertos en blanqueo de capitales afirmaron a la agencia Reuters en enero que el nuevo registro puede llevar a los propietarios de empresas a huir de Chipre y establecer empresas en países que no tienen requisitos de informes de propiedad.

Sin embargo, el contenido del registro no estará disponible públicamente, lo que frustrará a los defensores que argumentan que la información pública ayuda a los bancos, investigadores, legisladores y periodistas.

Paraísos fiscales en África

A principios de 2021, los funcionarios de Ghana finalizaron un registro de propiedad. Según las nuevas reglas, todas las empresas deben proporcionar al Departamento de Registro General las identidades verificadas de todas las personas que están detrás de cada empresa.

Rica en oro, petróleo, madera y otros recursos naturales, Ghana pierde más de 1.000 millones de dólares cada año en acuerdos comerciales oscuros, según se señala en un análisis de Global Financial Integrity.

El registro de beneficiarios reales es importante porque tiene el potencial de descubrir la relación entrelazada de las entidades comerciales y sus accionistas, reduciendo así la opacidad y asegurando más bien la transparencia. Una vez que se pueda rastrear y rastrear el flujo de fondos, los flujos financieros ilícitos se reducirán si no se eliminan por completo.

En el otro lado del continente, las empresas públicas y privadas de Kenia tienen hasta julio de 2021 para proporcionar detalles de las personas que poseen más del 10% de las empresas registradas localmente

Los detalles se compartirán con Agencia Tributaria de Kenia y otros departamentos gubernamentales para ayudar a rastrear la riqueza ilícita. El Parlamento de Kenia también ordenó a la Hacienda del país que contratara a más de 2.000 nuevos empleados para rastrear los fraudes fiscales.

El nuevo registro de Kenia ayudará a su Agencia Tributaria a realizar un seguimiento de los principales actores detrás de las empresas que participan en esquemas agresivos de evasión fiscal. El registro también ayudará a vincular a las personas sospechosas de delitos con activos comprados a través de sociedades anónimas de responsabilidad limitada, dijo.

El registro de Kenia, como los de Chipre y Ghana, tampoco se hará público a pesar de la presión de los activistas por la transparencia.

Canadá, ¿el próximo?

La semana pasada, Canadá señaló que podría ser el próximo en unirse al club, tal y como se refleja en los resultados de un informe largamente esperado sobre la posibilidad de un registro centralizado y de acceso público, documento al que ha accedido Diario16.

Las leyes canadienses tienen innumerables lagunas que favorecen y simplifican la creación de empresas fantasmas y ocultan las identidades de los propietarios. Esta situación provocó que se acuñara el término «lavado de nieve» para describir la combinación del clima frío de Canadá y su enfoque laxo para detener el blanqueo de capitales.

1 Comentario

  1. Aquí está la madre del cordero. Si robar resulta menos rentable que trabajar, seguramente se trabajara más.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre