Tiemblan los cimientos de Ciudadanos. El empecinamiento de Rivera de no pactar un posible apoyo al   presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para una nueva investidura; sumado a la deriva a la derecha que ha manifestado en sus últimos tiempos el líder de la formación naranja, le pasa factura. Esta mañana presentaba su dimisión y anunciaba su retirada de la política el portavoz económico de Ciudadanos en el Congreso de los diputados, Toni Roldan, y, poco después, el eurodiputado y responsable del Área de Unión Europea de su partido, Javier Nart, le seguía, aunque este último no deja su escaño en Bruselas.

Lo cierto es que Ciudadanos está prestando sus votos en Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y Diputaciones al Partido Popular, en connivencia clara con los ultraderechistas de VOX. Votantes, simpatizantes, afiliados y cargos de la formación naranja se sienten defraudados porque entienden, dicho en boca de Roldán, que se han «desvirtuado» los principios de «reformismo, regeneración y la batalla contra el nacionalismo» con los que nació su partido.

Esta mañana, y a instancias de una parte de la Ejecutiva de Rivera, se planteó en la reunión de la cúpula el reconsiderar el reiterado “no” a la investidura de Sánchez, siendo el resultado de la votación 24 votos a favor de mantener el veto, 4 en contra y 3 abstenciones. El resultado ha sido, de momento, la dimisión de Roldán, la de Nart y a saber qué más vendrá después.

Además, los que cierran la puerta a Rivera no lo hacen en silencio cómplice, sino que hablan claro y explican las razones de su marcha en la que coinciden en dos argumentos, al menos, tanto Roldán, como Nart, al igual que la pasada semana, Manuell Valls, y hablan de la deriva a la derecha y critican los pactos de gobierno respaldados por Rivera en los que más que regenerar, lo que pretenden es empoderar al Partido Popular, cosa que muchos de los integrantes de Ciudadanos consideran un error estratégico de libro además de un fraude para los votantes.

A mayor abundamiento, el líder de Ciudadanos en Castilla y León parece dar a entender que pacta con el PP para perpetuar a los populares de Mañueco en la Junta a contra gusto y afirma, el mismo día que se constituyes las Cortes de Castilla y León que “No hay más que salir a la calle para ver el cabreo de la gente por nuestro pacto con el PP”, de lo que se desprende que Francisco Igea, simplemente cumple órdenes de “arriba” y que habría estado mucho más a gusto pactando otro Gobierno para su Comunidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + 3 =