La deriva a la derecha de la formación naranja liderada por su presidente Albert Rivera crea una crisis en Ciudadanos. Dimite Toni Roldán y entre los críticos se encuentra también Francisco Igea al que no le duelen prendas reconocer su contrariedad por apoyar a Mañueco como presidente de Castilla y León al afirmar sin ningún rubor: “No hay más que salir a la calle para ver el cabreo de la gente por nuestro pacto con el PP”.

Es evidente que algunos están dispuestos a acatar la “disciplina de partido” en Ciudadanos, otros acatan pero manifiestan su disconformidad y los que manifiestan dignidad y coherencia como Toni Roldan que deja su escaño en el congreso y abandona la política, pero lo que no se puede negar es que Rivera empieza a tener problemas en el seno de su partido por sus alianzas a lo largo y ancho del territorio con el Partido Popular y VOX.

Roldan, en rueda de prensa celebrada esta misma mañana, anuncia su retirada de la política y carga con dureza contra Ciudadanos y su dirección. “Los costes para España de la estrategia de Ciudadanos son demasiado altos”, ha afirmado.

Además, el portavoz económico de la formación naranja a aclarado tajante: “No me voy porque yo haya cambiado, sino porque Ciudadanos ha cambiado”.

Valls, candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Barcelona, le dedicó la semana pasada palabras durísimas a Rivera, algo que se veía venir desde que decidiera con su voto facilitar a Ada Colau la continuidad al frente de la ciudad Condal, algo que la dirección naranja no compartía y provocó la ruptura definitiva.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − cinco =