La secretaria de Estado francesa de Industria, Agnès Pannier-Runacher ha afirmado que la Unión Europea estará suficientemente aprovisionada en vacunas a partir del segundo semestre, de forma que desde entonces estaría en condiciones de prescindir de las de AstraZeneca. Además, ha subrayado su confianza en la vacuna de ese laboratorio.

Esta afirmación tan contundente la ha realizado Pannier-Runacher en una entrevista a la emisora Radio Classique, donde ha puesto el acento en que la UE «necesita AstraZeneca hasta finales del primer semestre», cuando fue preguntada sobre la posibilidad de dejar de utilizarla, del mismo modo que Estados Unidos se plantea no inyectarla, aunque obtenga allí la autorización.

«A partir del segundo semestre las entregas de vacunas van a ser muy importantes en Europa y, efectivamente, no es imposible que no necesitemos recurrir a AstraZeneca», ha dicho Pannier-Runacher.

A ese respecto, la dirigente francesa ha recordado que la UE tiene varios contratos que le van a permitir recibir 300 millones de dosis en el segundo trimestre.

Eso sí, ha reiterado su confianza en el proceso de autorización al que fue sometida la vacuna de AstraZeneca por la Agencia Europea del Medicamento (AEM) y recordó que este organismo fue muy claro al indicar que el beneficio de la utilización de esa vacuna es suficientemente importante si se pone en relación con los riesgos de efectos secundarios.

A pesar de estas afirmaciones, no se puede evitar la persistencia de cierta controversia sobre si existe alguna relación entre la vacuna y los casos de trombosis en personas a las que se había administrado. En Francia, incluso, alguno de estos casos ha llegado a los tribunales.

Sputnik sigue generando cautelas

Por otro lado, Francia mantiene una actitud más que cauta sobre la vacuna Sputnik que la AEM está examinando desde hace semanas para su autorización en la UE, tal y como ha indicado el secretario de Estado de Asuntos Europeos francés, Clément Beaune, al afirmar que, aunque con carácter general, París no quiere privarse de ninguna solución útil, antes de plantearse la posibilidad de encargarla hace falta la validación científica.

Beaune hizo hincapié en que, por el momento, se están produciendo pocas dosis de la vacuna rusa, de forma que si recibiera la certificación de la AEM llegaría a finales de junio cuando la UE ya no tendría los problemas de escasez actuales.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre