La comisión de vacunas de Alemania, STIKO, presentó ayer jueves su recomendación sobre la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca.

A comienzos de esta semana, desde el gobierno alemán se paralizó la aplicación de la vacuna de AstraZeneca a personas menores de 60 años por los posibles efectos adversos que la vacuna puede causar. Si bien es cierto que se ha señalado que el riesgo no es elevado, y que podría ocurrir en un pequeño número de casos, se señaló que, por precaución, y a la espera de mayor conocimiento, la administración para la población menor de 60 años quedaba paralizada.

En este sentido, surgió la duda sobre cómo operar en aquellos casos en los que ya se ha administrado una primera dosis a estas personas. La comisión de vacunas alemana se pronunció ayer al respecto.

Concretamente, ha recomendado no administrarla: «Hasta que se disponga de los datos adecuados, STIKO recomienda a las personas menores de 60 años que, en lugar de la segunda dosis de AstraZeneca, se administre una dosis de una vacuna de ARNm 12 semanas después de la primera dosis». Se refiere a las vacunas con ARN mensajero, que son las realizadas por Pfizer-BioNTech y Moderna.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre