Pablo Casado resucita a ETA.

La sesión de control al Gobierno se ha centrado en Bildu y su apoyo a los Presupuestos. Es igual que se hable de inmigración, de la pandemia o de la Ley de Educación. Más aún después de que en el Ejecutivo de coalición se haya abierto una brecha por el acuerdo de Unidas Podemos, con Bildu y ERC, de enmienda a estas Cuentas por los desahucios. La derecha en bloque -la misma que protagonizó la foto de Colón– ha resucitado a ETA. Inexplicablemente, diez años después de su muerte, la banda terrorista tiene más protagonismo en el Congreso muerta que viva.

Pedro Sanchez acusa, en la sesión de control al Gobierno, de mentir y crear fakenews a Pablo Casado, que le amenaza con que las víctimas de ETA -hace alusión expresa a la matanza de Hipercor- «le van a perseguir toda su vida». Un terrible atentado aquel de Barcelona que ocurrió en 1987. Y así, en cada pregunta al Gobierno, hay un miembro del PP, Vox o Ciudadanos, que sea cual sea el tema, que tratan de hacer creer a la opinión pública y publicada que el Gobierno justifica e insulta a las víctimas de la banda terrorista.

Y así la derecha, con una gran irresponsabilidad en un momento muy delicado para España por las consecuencias de la pandemia de la Covid-19, consigue que una parte importante de la sociedad española se aleje de la normalidad democrática. Bildu es un partido legal. Representa, además, lo que los partidos, incluido el PP, reclamaron durante dos décadas: que ETA dejara de matar y su sensibilidad política estuviera representada en las instituciones para defender sus ideas independentistas sin necesidad de asesinar y extorsionar.

Olvidamos casi todos que quien fuera el ministro de Interior con Aznar, Jaime Mayor Oreja, sus propias declaraciones como titular de Interior cuando reconocía que “estaría dispuesto a pactar con ETA”.

Cenar con etarras

No sólo el ministro habló sobre ETA, en los años más duros del plomo y de atentados terroristas de los etarras, sino que también se sentó a cenar, y a posar sonriente, en 1986 con Txomin Ziluaga, secretario general de Hasi, miembro de KAS y de la Mesa Nacional de Herri Batasuna.

Mucho más reciente están los pactos en el Ayuntamiento de Vitoria con Bildu del hoy número tres del PP y portavoz del Senado, Javier Maroto, cuando fue alcalde de la capital vasca.

La normalidad democrática se ha ido al garete con esta derecha que, por más falso que sea, repite una y otra vez que el Gobierno de coalición, al aceptar los votos de Bildu para la aprobación de los Presupuestos, justifica los crímenes de ETA.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, recordaba ayer en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que «ETA desapareció hace 10 años» y que nada justifica esta teoría de apoyo al terrorismo con la que se acusa al Gobierno de coalición.

Da igual. El relato está creado. Será la sociedad española quien deba poner las cosas en su sitio y decir si este bartardo mensaje le ha funcionado a la derecha.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre