Las políticas neoliberales aplicadas en España tras el estallido de la crisis económica de 2008 han provocado que España se sitúe en la vanguardia mundial de los paraísos fiscales corporativos. En concreto, según se puede colegir de los datos del Rastreador de Vulnerabilidades de Flujos Financieros Ilícitos publicado por Task Justice Network, España se sitúa en el puesto 22 sólo superado por países como Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Luxemburgo, Bermuda, Países Bajos, Suiza, Hong Kong o Jersey, por citar algunos de los más importantes.

La carrera por rebajar las tasas impositivas a las multinacionales se convirtió en una guerra para que esas grandes empresas se instalaran en un territorio determinado. Más o menos lo que está proponiendo Isabel Díaz Ayuso para la Comunidad de Madrid y que, tras la crisis económica provocada por la pandemia, va en contra del movimiento mundial en contra de la elusión fiscal de las multinacionales y que, según el análisis realizado por expertos economistas, podría provocar que los países recuperaran cada año 640.000 millones de dólares al año con la propuesta de Joe Biden de aplicar un 21%.

España no tiene una presión fiscal grande sobre las grandes empresas. Más bien al contrario, y eso es lo que la sitúa en el puesto 22 mundial de los paraísos fiscales corporativos. Según el informe de TJN, se pierden casi 4.500 millones de dólares de los impuestos que dejan de pagar las multinacionales por los beneficios fiscales aplicados. Por otro lado, España recibe una puntuación de 65 sobre 100 en la calificación de refugio fiscal.

TJN analiza, además, el impacto social que en España tiene esa pérdida de ingresos y lo refleja en un dato muy elocuente: con el dinero que dejan de pagar las multinacionales, se podría pagar el salario de 107.390 enfermeras.

Estos datos están aplicados sólo a las multinacionales. Sin embargo, la elusión fiscal que las empresas realizan en España es mucho mayor, puesto que no se han tenido en cuenta cómo el resto de empresas consiguen desgravaciones fiscales en el impuesto de sociedades, lo que hace que sea una suma mayor y que analizaremos próximamente.  

2 Comentarios

  1. Pues que quieren que les diga: si van a subir los impuestos a las grandes empresas, y van a aprovechar para bajarnos los impuestos al resto de los españoles, la iniciativa podría ser bien acogida por mucha gente.
    Pero la experiencia que tengo es que, sobre todo el PSOE, le sube los impuestos a TODOS. Me temo que lo único que pasa es que, con la crisis, Pedro Sánchez quiere recaudar más. No se trata de una redistribución más justa de los impuestos. Otra cosa que creo que pasa es que Madrid gracias a una buena gestión, ha conseguido bajar los impuestos a todo el mundo: ciudadanos de a pie y grandes empresas. Eso ha conseguido entre otras cosas, que empresas y ciudadanos de a pie de Cataluña y de España en general, se hallan mudado a Madrid.

    Pero los socios catalanes de Pedro Sánchez, en vez de ahorrar dinero y bajar también los impuestos, quieren que Madrid suba los impuestos para igualarnos a todos en el mal gobierno.

    Por cierto, que tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias son madrileños. Los catalanes tendrán sus defectos, pero si un catalán fuera presidente de España, no me lo imagino traicionando a su propia comunidad autónoma.

  2. El puesto 25? pues no está mal, pocos países estables realmente quedan detrás. Al parecer mas que un asunto de querer es un asunto de poder.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre