El consejero de Hacienda de la Junta, Juan Bravo, este lunes en una entrevista en Canal Sur Radio.

Vox se la tiene jurada a Canal Sur, pese a las asiduas entrevistas que su líder en Andalucía, Alejandro Hernández, protagoniza en la radio y la televisión públicas de esta comunidad desde la llegada al poder de Juan Manuel Moreno Bonilla, y también pese al exquisito trato informativo que recibe, ya que la cadena pública andaluza ni siquiera ha recogido hace unos días los graves exabruptos que dirigió durante un pleno a la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet. El acuerdo del partido ultraderechista con el ejecutivo bipartito de PP y Ciudadanos para sacar adelante los Presupuestos autonómicos de 2021 incluye una profunda reestructuración y el recorte del gasto en Canal Sur, que entre otros aspectos conlleva la desaparición de uno de los tres canales con los que cuenta la Radio Televisión Pública de Andalucía (RTVA). Pese a todo, el consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha asegurado este lunes que “no habrá despidos” en la cadena autonómica, que tiene en su nómina de contratados a artistas conocidos como Bertín Osborne o la periodista Mariló Montero. “¿Despidos? Los trabajadores de Canal Sur pueden estar tranquilos porque nadie lo ha planteado. La inversión vendrá de los fondos europeos Next Generation para la digitalización”, ha subrayado el consejero de Hacienda.

De momento, la desaparición de Andalucía Televisión supondrá un ahorro inicial de 1,5 millones, en un canal que mantiene una testimonial audiencia media del 0,4%. En una próxima negociación de los ultraderechistas con el ejecutivo de Moreno Bonilla se abordará el cambio de nombre para Canal Sur como quería Vox y también un recorte de 30 millones en el presupuesto del ente público andaluz. Este recorte para 2021 se queda finalmente en 14 millones.

Manipulación informativa

En los últimos meses, los trabajadores de la cadena pública andaluza han denunciado constantes episodios de manipulación informativa por parte de la nueva dirección impuesta desde la llegada de Moreno a la Junta. También han protagonizado protestas y varios fundidos a negro de su programación televisiva. Esta deriva desde la llegada del PP al Gobierno andaluz remite en multitud de paralelismos a los momentos vividos con anterioridad en Telemadrid y el Canal 9 valenciano.

A nadie se le escapa que estos pequeños “logros” que Vox va arañando cada año desde 2018 al bipartito andaluz respecto a Canal Sur tienen un fin último ineludible: su total desaparición. Poco a poco pero sin pausa van en esa dirección. En poco más de una década, el presupuesto de la cadena autonómica ha menguado hasta la mitad prácticamente, desde los 250 millones de 2008 a los 140 actuales, que se reducirán también un 10% más en 2021. Y pese a todo ello, el consejero de Hacienda transmite un mensaje de tranquilidad a los 1.400 trabajadores de la plantilla actuales, después de que se hayan quedado por el camino el 21% de empleados en una década. Bravo asegura que “con Vox ha habido trato y no truco” y niega que sean unos presupuestos “ideológicos”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre