La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha intervenido esta mañana en defensa de la Ley de la Infancia que hoy se vota en el Congreso con ejemplos claros de menores que sufrieron algún tipo de agresión sin contar con las garantías necesarias para que se hiciera justicia. Así, la ministra ha recordado que «la Iglesia católica ha sido cómplice demasiadas veces en este país encubriendo la violencia sexual hacia los niños, y esto tiene que terminar».

En su alusión a la Iglesia, la ministra ha recibido aplausos y algún abucheo. La propia presidenta del Congreso ha tenido que pedir silencio a los grupos de la derecha.

En su intervención, Belarra pidió el voto a favor porque, a su juicio, «esta ley tiene una función fundamental incluso antes de ser aprobada. Su función es mandar un mensaje nítido e inequívoco al conjunto de la sociedad española, como ya hizo la Ley Orgánica (1/2004) de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género».

Casos concretos

La ministra ha querido también en su primera intervención con la defensa de esta ley nombrar a quienes fueron víctimas de agresiones sexuales de niños e incluso a mujeres que han perdido a sus hijos, como es el caso de la vasca Irune Costumero, por el falso Síndrome de Alienación Parental. El SAP queda anulado en la Ley de Infancia. Como ha recordado, este caso valió un tirón de orejas de la ONU.

Belarra ha ofrecido datos gravísimos sobre la situación anterior a la Ley. Así, explica que en el año 2019, el 46.2% de las víctimas de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual fueron menores de edad (7.250 víctimas identificadas, según fuentes oficiales) (Ministerio del Interior, 2019). Además, en 2017 se registraron 4.875 denuncias de violencia contra menores en el ámbito familiar (Ministerio del Interior), aunque las alertas por sospechas superaron las 16.700 notificaciones.

Baja intensidad

Esta es una ley, según Belarra, «que tiene una importancia capital para nuestro país y que sin embargo, como tantos otros temas de infancia, ha tenido un altísimo consenso, pero una baja intensidad». Según explica la ministra, hace seis años que una subcomisión parlamentaria instaba ya al Gobierno de España a aprobar una ley integral contra todas las formas de violencia hacia la infancia. Hace tres años y medio se aprobaba también por unanimidad en este Congreso una proposición no de ley que pedía ya, con urgencia, que nuestro país aprobara esta ley orgánica integral. Las organizaciones de infancia de nuestro país, la sociedad civil organizada llevan muchos años reclamando que salga adelante lo que hoy debatimos aquí.

En su intervención en el Congreso, Belarra ha querido también agradecer el asesoramiento y el trabajo realizado por el activista contra la violencia sexual de la infancia James Rhodes, que ha seguido la votación y las intervenciones de todos los grupos desde la tribuna de invitados

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Tantas leyes de niños menores y ni dios se sabe un artículo que dice que los hijos deben de estar con sus padres, pues bien hay menores de edad en centros de acogidas por esos servicios sociales tan amables ayudando a las familias que están rotas de dolor eso es ser servicios sociales y luego esos centros de menores que suben fotos de esos niños tan protegidos y gente compartiendo sus fotografías eso me pasa a mi en viana do Castelo portugal y que ningún abogado me ayude a sacar a mi hijo de siete años de allí lamentablemente la unión europea sólo es política llenándose sus bolsillos a causa de esos niños que quieren estar con sus familias biológicas

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre