José María Aznar habla para el periodista Jordi Évole 25 años después de ganar las elecciones que le llevarían a Moncloa por primera vez. En esta entrevista para La Sexta, defiende el legado del Rey Emérito, aunque califica sus errores de «lamentables», pero considera que éstos no eliminan el legado de Juan Carlos I. Niega con rotundidad haber recibido sobresueldos o consentirlos en su partido, y reivindica su aportación a la historia del PP. Como gato panzarriba se defiende al recordar su interés por echar la culpa a ETA cuando el atentado de Atocha.

Así, para Aznar la relación entre el presidente del Gobierno y el jefe del Estado tiene que ser estrictamente institucional. «La tuve impecable». Y, a su juicio, «el Rey Juan Carlos, en términos generales, ha sido un rey decisivo para el progreso histórico de España. Su legado es extraordinario y sus errores son lamentables, pero no empañan ni eliminan el legado».

Su legado en el PP

No ha defraudado Aznar en esta entrevista. Defiende su legado en el PP y en la historia del PP, que para él, «Había más país y más nación». Y se muestra encantado de hablar de ese regalo,«lo voy a analizar porque la historia hay que saberlo, de la historia se aprende y de es época hay un legado, hay lecciones y puede ser útil para la gente de hoy».

Rotundo ha sido con respecto a las alusiones a la Caja B del PP durante su mandato en el partido. «Nunca he recibido sobresueldos. Nunca. lo puede subrayar», confirma a Évole.

Resta importancia al cambio de sede del PP y la intención de Pablo Casado de abandonar Génova. El análisis de Aznar, en este sentido, es que «en mi vida he hecho bastantes mudanzas. Pues si se quieren cambiar de casa, pues que se cambien de casa«.

Justifica su postura ante la Guerra de Irak y hasta haber anunciado tras los atentados de Atocha que los terroristas eran de ETA.

Évole le recuerda que en el Juicio del 11M y ase reconocía que desde las 5 de la tarde había pruebas de que el modus operandi no era de ETA. Aznar insiste en que todos los indicios señalaban a la banda terrorista independentista vasca: «Se nos puede acusar de lo que quiera, pero hay una cosa de lo que no nos pueden acusar, y es de no decir la verdad».

Aznar asegura, en este sentido, que quien acusó al Gobierno de no decir la verdad, cometió una profunda injusticia.

Por otra parte, para el ex presidente, «Presentar al PP como una organización delictiva es inaceptable».

Caja B

Évole le recuerda que en el 2018 la Audiencia Nacional acreditada la existencia Caja B en el PP. Aznar responde que «en las Cortes Generales ya contesté a eso. No he conocido eso. Cualquier acto de corrupción es inaceptable, pero yo jamás cobre sobresueldos y no hubiera consentido que se cobraran».

Así, insiste en que «Reivindico esa historia del PP». Confirma así que no conocía esa Caja B, «no tengo que avergonzarme y si lo hubiese conocido, lo hubiese impedido».

Por quien no pone la mano en el fuego Aznar es por Rajoy. Confirma además que «sólo pongo la mano en el fuego por mí, los demás que pongan la mano en el fuego donde quieran».

Procés

Aznar, con respecto al procés, entiende que «quien rompe los platos, paga la cuenta. Y quien rompe los pactos constitucionales paga los platos rotos». Reconoce además que no se sentaría a hablar con Junqueras y tampoco apoyaría su indulto. Ahí Évole le recuerda que fue el presidente que más indultos concedió, como el de Rafael Vera y José Barrionuevo, implicados en los fondos reservados de los GAL en la época de Felipe González.

Presume también de integrar un partido totalmente unido. Lo que pasó después -dice- se escapa a su responsabilidad.

Aún así, reconoce que no es el mejor momento para el PP, «no es nuestra mejor hora». Explica que «pero los partidos, como las empresa, las familias y las personas, tienen sus puntos altos y bajos».

La boda de su hija

Muy irónico se muestra Aznar al ver imágenes de la boda de su hija en el Escorial con invitados como El Bigotes.

Asegura que él no los invitó, a los condenados por la Gürtel, y asegura que «se caería usted de la silla si supiera la cantidad de personas que llamaron para estar en esa boda».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre