El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, de Ciudadanos, envió dos correos electrónicos a su homólogo de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, del PP, en los que le advertían de que en las residencias de mayores se podrían producir muertes “indignas” y “una discriminación de graves consecuencias legales”, estos mail no obtuvieron respuesta desde el Gobierno de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Esta actitud de la presidenta madrileña agudiza la crisis en el Gobierno regional, y evidencia la soledad y el aislamiento a los que se sometió a la consejería de Políticas Sociales, durante los peores días de la crisis sanitaria del coronavirus, durante los meses de marzo y abril.

El contenido de esos dos correos, fechados el 22 de marzo, que no tuvieron respuesta, han sido publicado por El País, y son una prueba más que confirman la existencia de estos protocolos. 

Por lo desvelado por el periódico, Reyero le dijo a Escudero que si no le ayudaba podría darse la circunstancia de que “muchos residentes fallecieran de forma indigna” y también que si se negaba el auxilio a las personas con discapacidad de cualquier edad:Incurriríamos en una discriminación de graves consecuencias legales”.

Actualmente hay una investigación judicial en marcha sobre lo ocurrido en las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid, donde han fallecido más de 6.000 hombres y mujeres durante la pandemia del Covid-19.

Diario16 en el artículo: ”Ayuso: ¿psicosis o tiranía? de nuestro editor Manuel Domínguez, solicitó el pasado mes de mayo que “estos actos deberían ser investigados hasta las últimas consecuencias por la Fiscalía General del Estado”.

En los protocolos que salieron a la luz, se recomendaba excluir “a los mayores con grado tres de dependencia, aquellos que necesitan ayuda varias veces al día o de forma continua”. También recomendaba “dejar fuera a personas con discapacidad, internadas en residencias especiales”. 

En los correos electrónicos se puede leer: “Tenemos que ser conscientes de que el soporte médico existente en la mayoría de las residencias (en algunas ni eso) está concebido para una situación normal y eso abocaría a que desafortunadamente muchos residentes fallecieran en unas condiciones indignas. Por lo que sería necesario un apoyo sanitario por parte de Sanidad que ahora es muy complicado de obtener”, escribió en un primer correo a las 9 de la mañana de aquel domingo, según publica El País.

Si esto lo aplicamos a personas con discapacidad, la situación tiene una componente más grave; en este caso podría ocurrir que personas con discapacidad grave pero buenas expectativas de vida (…) podrían ser rechazados en esta derivación (a hospitales) e incurriríamos en una discriminación de graves consecuencias legales. Por favor, tened en cuenta eso”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre