Los expresidentes del Gobierno están desatados. Si Felipe González está empeñado en hacer público que es un hombre ultraconservador, nada que ver con la imagen de la chaqueta de pana, José María Aznar no le va a la zaga y así lo ha demostrado en la entrevista concedida a Jordi Évole que fue emitida en la noche de ayer.

La entrevista fue grabada antes de que se conociera que Juan Carlos I regularizara por segunda vez su situación con Hacienda. Aznar, cuando fue preguntado qué le pareció la anterior regularización, dado que él fue inspector de Hacienda, el expresidente fue contundente: «no es por ser inspector de Hacienda, más bien por ser contribuyente […] La ley está para cumplirla. ¿Cómo se rompen las sociedades? Pues deslegitimando a las instituciones. Si el que representa a la institución no cree en la institución, ¿por qué van a creer los demás?».

No es la primera vez que Aznar tiene una confrontación con el rey Juan Carlos. Tal y como publicamos en Diario16, cuando en 1996 llegó a la Presidencia del Gobierno y se enteró de que se estaban gastando fondos reservados de Presidencia en pagar una especie de salario a una amante del rey Juan Carlos, Aznar ordenó la paralización inmediata de los pagos.

Esto provocó la reacción de la examante que amenazó con publicar el material audiovisual de su relación con el entonces Jefe del Estado. Aznar, furioso, no tuvo más remedio que mirar para otro lado, transigir con un asunto, que si se le iba de las manos podría haber arruinado su primera legislatura en el poder, y acceder a que fuese el Ministerio del Interior, y en varios plazos, el que le entregara a la examante de Juan Carlos I una especie de finiquito de 100 millones de pesetas (600.000 euros).

Aznar tampoco perdió la oportunidad de criticar con dureza la situación en la que se encuentra el Partido Popular y ha afirmado que él se marchó dejando unido el espacio de centroderecha y que ahora está dividido entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

«Yo cuando me marché entregué un partido y unido. Lo que ha pasado después, pregúnteselo usted a los que vinieron después», ha dicho Aznar refiriéndose, evidentemente, tanto a Mariano Rajoy como a Pablo Casado.

Respecto a los casos de corrupción, teniendo en cuenta que se está celebrando el juicio sobre la Caja B del PP, con las revelaciones de Luis Bárcenas de fondo, Aznar ha negado que él cobrara sobresueldos. Eso sí, ha admitido que él tenía mucho poder, pero ha desviado la atención sobre si él conocía lo que sucedía en el PP comparando el número de trabajadores de la cadena de televisión en la que se emitió la entrevista con los del Partido Popular.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre