A la Monarquía Constitucionalista, tras el 78, se le ha dado mejor la relación con los presidentes socialistas que con los populares. El Rey Emérito nunca disimuló su entendimiento con Felipe González frente a José María Aznar. Ahora es Felipe VI quien tendrá que estar por siempre agradecido a Pedro Sánchez que ayer, en su comparecencia tras el Consejo de Ministros, cerró filas en torno a la Casa Real. Un presidente con alma republicana que salva a la Corona.

Claro y contundente fue ayer Pedro Sánchez en el turno de preguntas de los periodistas en Moncloa tras el Consejo de Gobierno, con respecto a la salida de España de Juan Carlos I.

El presidente señaló, con contundencia, su “absoluto respeto” y el del Gobierno ante la decisión adoptada por la Casa Real, por cuanto supone “distanciarse de supuestas conductas cuestionables y reprobables” de uno de sus miembros.

No tiene intención el Gobierno de abrir la opción del referéndum, a pesar de que es una reivindicación clara de los socios de Gobierno de Pedro Sánchez en Unidas Podemos.

Claros han sido, en este sentido, el vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra Irene Montero.

Sánchez, haciendo oídos sordos a esas protestas de Podemos por además, haber estado al margen de las conversaciones entre Moncloa y Zarzuela para decidir el futuro del Rey Emérito, ha recordado que en España ha habido casos de corrupción vinculados a partidos y agentes sociales “y no se ha cuestionado ni el sistema de partidos políticos ni tampoco a los agente sociales”.

No se juzgan instituciones

Insiste Sánchez en que  “lo que se juzgan no son instituciones, se juzga a personas; y en este caso Don Juan Carlos ha dicho claramente que está a disposición de la justicia, como cualquier otro español”.

La respuesta dada –a juicio de Pedro Sánchez- “es la que corresponde a una democracia vigorosa: los medios de comunicación han hecho su papel, no han mirado hacia otro lado; han denunciado estas supuestas prácticas irregulares, las han puesto en conocimiento de la opinión pública española. Los jueces y los fiscales están actuando. Y la Casa Real ha marcado distancias”.

Para el presidente del Gobierno “España necesita” siempre, y ahora también con la pandemia, “de estabilidad e instituciones robustas. Y las instituciones robustas tienen que abonarse con ejemplaridad, con transparencia y con regeneración. En ese sentido la línea marcada por la Casa Real es la adecuada”.

Finalmente, ha subrayado que “el Gobierno que yo presido considera plenamente vigente el pacto constitucional”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre