Nicola Zingaretti, líder del partido demócrata italiano

El líder del partido demócrata italiano, Nicola  Zingaretti, se comprometió el jueves a tratar de formar una alianza con el movimiento 5 estrellas en la audiencia con el presidente Sergio Mattarella, quien se reunió con todos los partidos con representación parlamentaria para encontrar un solución a la crisis política en el país tras la caída del Gobierno el martes.

“La crisis se resolverá pronto. Sin una mayoría estable, el camino es votar, pero es un camino que no se puede tomar a la ligera. Algunos partidos políticos han comenzado negociaciones para un acuerdo. Habrá nuevas reuniones el martes para llegar a una conclusión”, dijo el presidente, después de la ronda de contactos.

Si todo va bien en las negociaciones, Mattarella le pedirá a los 5 estrellas y al PD  que formen un nuevo Ejecutivo. El anterior Gobierno cayó con la renuncia del primer ministro Guiseppe Conte poco antes de la votación sobre una moción presentada por el líder de ultraderecha de Italia.

«Italia no puede tener un Gobierno con posiciones diferentes», dijo Salvini después de ser recibido por el presidente, justificando la moción de desconfianza contra su propio gabinete. Salvini derrocó al Gobierno para votar en un momento en que las encuestas le dan una ventaja a la Liga, y son los políticos más populares en Italia.

«El curso normal son las elecciones, pero no tenemos rencor», dijo el líder de la Liga, rindiéndose a la posibilidad de que Mattarella no disolviera el Parlamento y estableciera elecciones, sino que surgió una coalición entre las formaciones Zingaretti y Di Maio.

Nicola Zingaretti aseguró que Italia ahora necesita un «Gobierno de cambio de dirección que sea una alternativa a la derecha, pero advirtió que no será un Gobierno a toda costa. El PD presentó el miércoles cinco condiciones a las 5 estrellas, y solo una de ellas puede crear problemas: el compromiso con la democracia representativa, que es una negación de la democracia directa defendida por las 5 estrellas.

Mattarella había advertido de que no les daría a ambas partes mucho tiempo para negociar. Quiere un Gobierno en unos días. Si esto no es posible, se celebrarán elecciones, que es el objetivo de Matteo Salvini  al abrir la crisis.

«Le expresamos al presidente nuestra voluntad de tratar de formar una nueva mayoría», dijo Zingaretti, explicando que quiere un equipo que rompa con las políticas y los políticos del ejecutivo anterior. Conte es un nombre vetado por PD, pero aún no se ha dicho nada sobre Di Maio.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dieciseis =