El Senado de Italia vota este martes la moción de censura, presentada por Matteo Salvini, líder de la Liga de extrema derecha,  al primer ministro italiano Giuseppe Conte.  Se da la circunstancia de que Salvini fue uno de los socios de la coalición que ha gobernado durante un año y medio. El objetivo de Salvini es provocar elecciones aprovechando las encuestas favorables  que lo convierten en el político favorito de los italianos.

No obstante, la ley italiana dicta que incluso si Conte pierde la moción de censura o renuncia antes de que tenga lugar la votación, el presidente Sergio Mattarella está obligado a consultar con los líderes de las fuerzas políticas representadas en el Parlamento para ver si hay una mayoría alternativa para formar gobierno. Incluso si no hay mayoría, antes de convocar elecciones anticipadas, todavía existe la posibilidad de instalar un gobierno tecnocrático, como lo fue Mario Monti.

Lo que parece más probable es que el otro socio de la coalición, la formación antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5S), que en esta legislatura tiene la mayoría de los escaños parlamentarios, se alíe  con el Partido Demócrata (PD, centro-izquierda), para formar una mayoría de gobierno alternativa.

Matteo Renzi, el ex primer ministro que renunció después de una derrota en el referéndum sobre la reforma constitucional en 2016 y que ya no es el líder del partido, se ha esforzado por hacer esta nueva alianza, que previamente fue rechazada, esto significaría su regreso la primera línea política, eclipsando al actual líder del PD, Nicola Zingharetti.

Según el periódico Corriere Della Sera , Di Maio todavía aprecia la posibilidad de una coalición con la Liga, pero sin Salvini, algo que  a priori es altamente improbable.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 18 =