Centro de Menores de Primera Acogida de Hortaleza.

Si los adolescentes que acoge el Centro de Menores de Hortaleza de Madrid alguna vez soñaron con llegar a España y encontrar la tierra prometida, el destino les ha jugado una mala pasada. La Comunidad de Madrid permite que pasen los meses y los años sin dar una solución a las obsoletas instalaciones donde conviven estos menores sin esperanza. Algunos de ellos duermen en el suelo, comen poco y apenas aprenden nada, salvo a sobrevivir.

Los jóvenes y adolescentes del Centro de Primera Acogida de Hortaleza están sufriendo un doble calvario. Por un lado, ven cómo su situación, muy precaria en España, no tiene fácil solución y por otra cómo las instituciones que deberían protegerles, les abandonan, según SATSE.

Diario16 también ha denunciado durante meses esta situación sin que haya habido intención alguna de la Comunidad de Madrid por mejorar la calidad de vida de los menores.

Grito de desesperación

Los trabajadores del Centro de Primera Acogida de Hortaleza, dependiente de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) han vuelto a lanzar un grito de desesperación ya que han vuelto a comprobar cómo las promesas se han quedado en eso, en promesas, y el centro permanece abandonado por todos, según informa el Sindicato de Enfermería de SATSE en Madrid.

Un trabajador afirma que “la situación no cambia y las perspectivas de solución se congelan. Esto es un grito desesperado de ayuda de los trabajadores del Centro de Primera Acogida de Hortaleza. Solo pedimos dignidad para nuestro trabajo y para los jóvenes y adolescentes en dificultad social”.

Recesvinto Valiente, delegado de SATSE Madrid en el AMAS, afirma rotundo que la solución, si alguna vez existió, está en algún cajón. “Cuando pedimos soluciones y preguntamos qué van a hacer sólo obtenemos buenas palabras y que todo está en marcha. La realidad es que tanto al Gobierno como al AMAS, la situación parece haberles desbordado y no quieren asumir una alternativa viable”.

Colchones en los pasillos, falta de mantenimiento que provoca que haya mobiliario roto, instalaciones obsoletas,… es la realidad que se percibe en una instalación que debería ser modélica ya que está trabajando con jóvenes y adolescentes en grave riesgo de exclusión social.

Compartir
Artículo anteriorLituania, el país machista gobernado solo por hombres
Artículo siguienteCae una red ilegal para parejas de hecho de conveniencia
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − 4 =