El Gobierno mantendrá esta semana el estado de alarma. Así lo ha confirmado el ministro Salvador Illa en la SER. Las presiones políticas del PP no hacen dudar a un Gobierno convencido de que así se salvan vidas.

Pablo Casado, ni siguiera ha esperado a que el presidente Pedro Sánchez lleve al Congreso la explicación de su decisión de imponer el estado de alarma en Madrid, ya avanzó ayer en medio de los actos del Día de la Hispanidad del 12 de octubre que su partido pedirá a partir de hoy el levantamiento del “injusto y discriminatorio” estado de alarma en Madrid sin esperar a que Sánchez acuda al Congreso a “explicar por qué lo ha puesto en marcha”.

La clave estará en la reunión de esta tarde entre el equipo del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el del consejero de sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, donde se valorarán los datos y el avance de contagios por coronavirus en Madrid.

Almeida

Por su parte, el alcalde de Madrid y portavoz de Génova, José Luis Martínez-Almeida ,ha dicho el sábado en La Sexta Noche que está «seguro de que Sánchez tiene fijación con Madrid y con el modelo político de la Comunidad», ya que, a su juicio, el presidente del Gobierno «es consciente de que tiene que ir a por un bastión de un modelo político que ha triunfado y representa lo mejor de las políticas del PP». «Por tanto, el presidente del Gobierno, desde la perspectiva política de ocupación de espacios de poder que tiene, entiende que la Comunidad de Madrid es un espacio político que tiene que ganar lo antes posible”, manifestó en el programa que presenta Iñaki López.

Así, el alcalde popular ha insistido en que cree que «hay pulsión política del presidente del Gobierno hacia Madrid porque representa un modelo contrario a sus políticos«, un modelo que, según Almeida, «es de integración porque a todo el que llega no se le pregunta de dónde viene y hay total libertad», «Creo que eso al presidente del Gobierno le molesta en términos políticos», acusó Almeida.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre