A medida que aumentan los esfuerzos para abordar rápidamente los nuevos brotes de ébola en Guinea y la República Democrática del Congo (RDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) está desplegando equipos de expertos para ayudar a las autoridades nacionales a acelerar la respuesta y evitar la propagación generalizada.

Infecciones Guinea

Las autoridades sanitarias de Guinea declararon un brote de ébola el 14 de febrero después de que tres casos detectados en Gouécké, una comunidad rural de la prefectura de N’Zerekore, dieran positivo al virus. Es el primer brote de ébola en Guinea desde 2016, cuando se logró controlar uno de gran magnitud.

Se espera que más de 100 miembros del personal de la OMS, desplegados desde otros países y desde Guinea, formen parte de la respuesta al ébola a finales de febrero. Un equipo de ocho expertos de la Oficina Regional de la OMS para África en Brazzaville se marchará pronto. Se están realizando esfuerzos para intensificar la vigilancia, el rastreo de contactos, las pruebas y el tratamiento, así como la preparación para la vacunación.

“Estamos trabajando duro, cambiando rápidamente de marcha para adelantarnos al virus. Ahora que los expertos y los suministros de emergencia ya están sobre el terreno, la respuesta ha tenido un buen comienzo”, dijo el Dr. Matshidiso Moeti, Director Regional de la OMS para África. “Nuestra acción colectiva y rápida es crucial para evitar una propagación incontrolada del ébola en medio de la pandemia de COVID-19, que ya ha llevado a los trabajadores de la salud y a las instalaciones de salud al límite”.

Un vuelo humanitario llegó el 15 de febrero a N’Zerekore con 700 kg de equipo médico donado por la OMS y sus socios. Se espera que llegue a Guinea este fin de semana un envío de más de 11.000 dosis de vacuna contra el ébola. Además, se enviarán más de 8.500 dosis desde los Estados Unidos de América para un total de 20.000 dosis. La vacunación comenzará poco después. Un equipo de vacunación de 30 personas ya se ha movilizado a nivel local y está listo para desplegarse tan pronto como se reciban las vacunas.

República Democrática del Congo

Mientras tanto, en la RDC, hasta ahora hay cuatro casos confirmados de ébola, incluidas dos muertes que están relacionadas epidemiológicamente. La OMS cuenta con unos 20 expertos sobre el terreno que apoyan a las autoridades sanitarias nacionales y provinciales. Aproximadamente 8000 dosis de vacuna todavía estaban disponibles en el país al final del undécimo brote de ébola. La vacunación de personas en alto riesgo se lanzó oficialmente en Butembo, epicentro del brote el 15 de febrero. Hasta el momento, se han vacunado casi 70 personas. El rápido despliegue de vacunas es un testimonio de la enorme capacidad local construida en los brotes anteriores por la OMS y sus socios.

La OMS ha liberado 1,25 millones de dólares para apoyar la respuesta en Guinea y reforzar la preparación para el ébola en las vecinas Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Liberia, Malí, Senegal y Sierra Leona. Además, el Fondo Central de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas ha desembolsado 15 millones de dólares para apoyar la respuesta en Guinea y la República Democrática del Congo y la preparación en los países vecinos.

Epicentro en la frontera

Dado que el epicentro del brote de ébola en Guinea es una zona fronteriza, los países de la subregión están en alerta máxima y aumentan las medidas de salud pública y la vigilancia en las ciudades y comunidades fronterizas para detectar y responder rápidamente a posibles infecciones transfronterizas.

La respuesta en curso en Guinea y la preparación en los países vecinos se basan en la experiencia obtenida durante el brote de ébola de 2014-2016 en África occidental. La OMS y sus socios trabajaron con equipos nacionales para crear capacidad en todas las áreas críticas de vigilancia y respuesta.  

El brote de ébola en África Occidental comenzó en Guinea y se extendió a través de fronteras terrestres hasta Liberia y Sierra Leona. Cuando finalmente se controló, hubo 28 000 casos y 11 000 muertes, lo que lo convierte en el más mortífero desde que se detectó por primera vez el virus en 1976.

El ébola es una enfermedad viral aguda grave y extremadamente letal. Se caracteriza por la aparición repentina de fiebre, debilidad intensa, dolor muscular, dolor de cabeza, náuseas y dolor de garganta. Esto puede ir seguido de vómitos, diarrea, insuficiencia renal y hepática y, en algunos casos, hemorragia tanto interna como externa.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre