martes, 25enero, 2022
11.5 C
Seville

La España a la «húngara» de Abascal también sería sancionada por la UE

Medidas reaccionarias impulsadas por Vox, como el pin parental en las escuelas, atentan contra los principios del Tratado de la Unión

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 25 de enero: geopolítica, Rio Tinto y Djokovic, España en contexto

En El Repaso de hoy hemos hecho un análisis de la situación geopolítica, de cómo ubicar a España en el conflicto y de cuáles...

Frente a la crisis de Ucrania solo cabe una opción filosófica: no a la guerra

Washington y Moscú recaban aliados para el último combate de la raza humana. Los misiles apuntan a los blancos estratégicos, los submarinos atómicos (agazapados...

Río Tinto y Djokovic: la parte del conflicto entre Australia y Serbia de la que no se ha hablado

El conflicto generado entre Australia y Serbia que ha salido a la palestra pública a causa del tenista serbio, número uno del mundo, Novak...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -
- Publicidad-

El Consejo de la Unión Europea podría aplicarle el artículo 7 del Tratado de Lisboa a la Hungría ultraderechista de Orbán por sus políticas homófobas y racistas. ¿Qué quiere decir eso? Que a la vista de que el Gobierno de Budapest ha violado gravemente valores y principios democráticos elementales, como los derechos humanos o el imperio de la ley, podría ser sancionado con severas multas y bloqueos comerciales, con la pérdida del derecho al voto y, en el supuesto más grave, con la expulsión del club comunitario. Todo eso podría ocurrirle a España algún día si triunfan las políticas supremacistas de Santiago Abascal.

Las ideologías neofascistas se extienden peligrosamente por toda Europa y Bruselas ha decidido cortarlas de raíz antes de que la historia vuelva a repetirse y un nuevo Führer imponga sus asquerosas leyes raciales, tal como ocurrió en los años treinta del pasado siglo. Recuérdese cómo empezó todo aquello. En el mitin de Núremberg de 1935, Hitler anunció que ponía en marcha la mayor maquinaria criminal en la historia del ser humano. Aquellas horrendas normativas negaban a los judíos la ciudadanía alemana y les prohibían casarse o mantener relaciones sexuales con personas de “sangre alemana o afín”. También se les negaba el voto, se les privaba de los derechos políticos y civiles y se les impedía trabajar en determinadas profesiones.

Las Leyes de Núremberg, racistas y antisemitas, fueron impulsadas por el jurista (por llamarlo de alguna manera) Wilhelm Frick (a la sazón ministro de Interior del Reich) y rubricadas por Julius Streicher como siniestro coautor. Bajo la coartada de que los judíos suponían un “tumor cancerígeno” para Alemania que debía ser extirpado cuanto antes (idea contenida en el Mein Kampf de Hitler) se inició la persecución del pueblo hebreo que acabaría con las cámaras de gas, la solución final y el brutal exterminio de seis millones de personas. Aquel disparate jurídico fue, a la larga, uno de los detonantes de la Segunda Guerra Mundial y la confirmación fehaciente de que el rascismo siempre es la palanca del odio y de la guerra.

Las políticas de apartheid y discriminación racial engendran violencia. Mejor dicho, suponen en sí mismas la institucionalización oficial de la violencia. No vamos a ser tan imprudentes de decir aquí que Víktor Orbán está dispuesto a asfixiar a millones de homosexuales europeos a cubatazos de Zyklon B, la sustancia utilizada por los nazis para gasear a las víctimas, pero nadie debería poner la mano en el fuego por un tipo así. Cuando el complejo engranaje de la historia se pone en marcha resulta imposible frenarlo. El día que el tal Frick sancionó sus leyes de “purificación racial” (macabro eufemismo) pocos alemanes pensaban que aquello acabaría en un infierno en la tierra para millones de pobres desgraciados. Y sin embargo ocurrió.

Las leyes de Orbán contra la homosexualidad prohíben, entre otras cosas, que los niños aprendan en las escuelas y en la televisión lo que es la diversidad sexual. Pocas monstruosidades de este calibre se han visto en Europa desde aquellos tiempos oscuros en los que el partido nazi imponía su régimen de terror. Condenar a las personas LGTBI al ostracismo y al silencio, hacerlos pasar por enfermos mentales o por elementos asociales peligrosos para la estabilidad de un Estado, es la primera piedra para sentenciarlos a la muerte civil, cuando no al gueto. Ya hemos dicho antes que resulta descabellado pensar que el fulano Orbán esté pensando en dar matarile a miles de ciudadanos no heterosexuales, pero indudablemente la estigmatización y criminalización del colectivo va por el mismo camino de aquellas leyes fascistas de depuración sanguínea. La nomativa antigay húngara bebe de la misma filosofía supremacista nazi; se inspira en los mismos aberrantes fundamentos biológicos, religiosos y políticos que empleaban los nazis; es una legislación prima hermana de las disposiciones nazis porque, salvando las lógicas distancias, persiguen los mismos objetivos: arrinconar a una minoría social hasta reducirla a la categoría de marginal, apestada, inferior e invisible.

La España de Abascal

Las leyes de Núremberg pasaron por todos los estamentos y filtros del Estado sin que la comunidad internacional moviera un solo dedo para aislar al verdadero y auténtico cáncer, que no era otro que el enloquecido Führer. Las potencias aliadas miraron para otro lado y cuando se quisieron dar cuenta los carniceros nazis bebían champán a los pies de la Torre Eiffel. Hoy, casi noventa años después de aquello, la historia amenaza con repetirse de nuevo, no sabemos si como gran tragedia o como miserable farsa, como advirtiera Marx, pero por la cuenta y riesgo que nos trae, y por razones evidentes, más nos vale no pararnos a comprobar si el vaticinio del judío de Tréveris vuelve a cumplirse inexorablemente. Hará bien el Consejo de Europa en hacer recaer todo el peso de la ley y del Estado de derecho contra el homófobo Orbán por sus coqueteos con las reaccionarias leyes de depuración de la sangre que no llevan a ninguna parte más que a conflictos y guerras. La expulsión de la UE aún no se contempla porque sería injusta para esa otra parte de húngaros demócratas a los que no debemos abandonar bajo ningún concepto. Pero a medio plazo, de persistir Orbán en su Mein Kampf particular, quizá no quede otra salida.

En España también tenemos nuestros admiradores de las políticas discriminatorias y de apartheid. Cuando una señora analfabeta concejal de no sé qué exige el pin parental en las escuelas de su pueblo para erradicar la educación en igualdad, eso es prenazismo además de incultura y papanatismo. Cuando se retira la bandera LGTBI del balcón de un ayuntamiento, como ha hecho Martínez Almeida en Madrid, eso es complicidad con el prefascismo. Y cuando el señor Abascal se declara ferviente admirador del presidente Orbán (el pequeño hitlerito a quien considera un ejemplo para España), eso es, cuanto menos, connivencia con el supremacismo totalitario. Abascal tiene un plan perfectamente trazado para este país, Pablo Casado no. Abascal sabe lo que se hace; Casado juega a dos barajas, lo cual da mucho el cante y por eso no despega en las encuestas. Abascal es un peligro para la democracia tal como hoy la conocemos porque su intención es instaurar un régimen autoritario un paso más allá del aznarismo.

Es más que probable que el líder de Vox llegue a ser ministro del Interior con Casado algún día, convirtiéndose en el Salvini español. Ese será el momento en que a España le caerá la pertinente sanción europea. A fin de cuentas, quizá sea eso lo que anda buscando el Caudillo de Bilbao, ya que además de simpatizante de un régimen homófobo es un euroescéptico de libro que sueña con aquella España encerrada en sí misma, aislada y autárquica de Franco. No le demos más vueltas. Vox es lo que es: un partido que pone en la diana al director de una revista satírica como en los peores tiempos del totalitarismo. Los islamistas radicales quisieron acabar con Charlie Hebdo a balazos. Vox pretende clausurar El Jueves por la fuerza del miedo y la extorsión en las redes sociales. El sentido del humor es el arma más letal que existe contra el fascismo precisamente porque pone al retrógrado ante el espejo de su puritanismo hortera, su patrioterismo infantiloide y su propia estupidez. Ánimo compañeros viñetistas, que no pasarán.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Soy húngara y llevo veinte años residiendo en España. No nos engañemos, el pequeño hitlerito del gobierno de Hungría distrae así el pueblo, embrutecido y que sólo accede a la prensa manipulada desde el gobierno, mientras él y sus compinches roban y se meten en el bolsillo todo el dinero incluso el que viene de la UE. Gracias por acordarse de la otra mitad de ciudadanos que no le votan y no merecen el linchamiento, pocos periodistas lo hacen. Saludos. Veronika

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Mariano Hoya (UGT): “Es la primera vez que una reforma laboral no va a recortar derechos y es fruto del acuerdo”

El vicesecretario General de UGT, Mariano Hoya, ha manifestado antes de participar en una asamblea informativa sobre el acuerdo alcanzado a finales del año...

Más de 120 monjas, frailes y colaboradores de la Iglesia Católica declaran públicamente su homosexualidad

En un hecho sin precedentes en la historia reciente de la Iglesia Católica, un grupo de 125 sacerdotes, monjas, profesores, empleados, colaboradores y voluntarios...

Sanidad recomienda ahora esperar seis meses para aplicar la tercera dosis tras infección ante el COVID-19

La polémica estaba sobre la mesa, después de que la Audiencia Nacional recibiera la denuncia ante el criterio del Ministerio de inyectar con dosis...

Amnistía Internacional señala que las leyes que criminalizan la prostitución están facilitando el señalamiento y el abuso de las trabajadoras sexuales

Según la información publicada por la organización Amnistía Internacional, una ley de 2017 supuestamente diseñada para proteger a las víctimas de la trata de...
- Publicidad -

lo + leído

Abierta investigación criminal por las vacunaciones contra la Covid en Inglaterra: la policía busca testimonios de afectados

Los datos que se están reportando de posibles efectos adversos y fallecidos que podrían tener como causa la inoculación de las inyecciones contra la...

Entrevista a la madre de un menor que ha sufrido pericarditis: «Yo no sabía nada de pericarditis cuando le vacuné. No tenía la información»

La inoculación a jóvenes comenzó hace pocos meses en España. Desde la práctica mayoría de los medios de comunicación se aseguró por parte de...

En la disidencia

¿Cómo os sentiríais si, en los medios de comunicación oficiales, os insultaran cada día? A mí me duele, por no decir, que me irrita...

Las inyecciones de ARN no vacunan

Este artículo se hace con la intención de poner un poco de luz al relato único de las farmas, es un esfuerzo de recopilación...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -

lo + leído

Mariano Hoya (UGT): “Es la primera vez que una reforma laboral no va a recortar derechos y es fruto del acuerdo”

El vicesecretario General de UGT, Mariano Hoya, ha manifestado antes de participar en una asamblea informativa sobre el acuerdo alcanzado a finales del año...

Más de 120 monjas, frailes y colaboradores de la Iglesia Católica declaran públicamente su homosexualidad

En un hecho sin precedentes en la historia reciente de la Iglesia Católica, un grupo de 125 sacerdotes, monjas, profesores, empleados, colaboradores y voluntarios...

Sanidad recomienda ahora esperar seis meses para aplicar la tercera dosis tras infección ante el COVID-19

La polémica estaba sobre la mesa, después de que la Audiencia Nacional recibiera la denuncia ante el criterio del Ministerio de inyectar con dosis...

Amnistía Internacional señala que las leyes que criminalizan la prostitución están facilitando el señalamiento y el abuso de las trabajadoras sexuales

Según la información publicada por la organización Amnistía Internacional, una ley de 2017 supuestamente diseñada para proteger a las víctimas de la trata de...