Esta misma semana podría ser ya oficial la absorción de CaixaBank a Bankia -otros prefieren verlo como fusión- que convertiría a la nueva entidad como la primera de España y la décima de Europa,  con 664.000 millones de euros en activos.

Se baraja que el futuro gran banco lleve el nombre de CaixBank.

Desbanca así la futura entidad financiera al Banco de Santander, que pasaría a ser el segundo de España.

Así se responde a las recomendaciones de Europa y, especialmente, del Banco Central Europeo, para estas fusiones que permitan una banca más fuerte y competitiva.

Una opinión que comparte parte del Gobierno de España, que en esta materia lidera la ministra Calviño, pero con la que mantiene su oposición Unidas Podemos, defensora de una banca pública.

Entre los trabajadores hay cierto temor a que esta absorción lleve a despidos de personal, especialmente entre los empleados de Bankia.

Actualmente, Bankia tiene 2267 oficinas y 15.947 empleados, frente a CaixaBank, que cuenta con 4460 oficinas y un total de 35589 trabajadores.

Así, una vez que se formalice la absorción, la nueva entidad va a tener más de 51536 empleados y 6727 oficinas.

Otras experiencias de fusiones financieras han dejado de manifiesto que suele llevar al cierre de oficinas y, por tanto, al despido de personal de plantilla. La digitalización del mundo de la banca tampoco favorece la permanencia de los trabajadores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre