martes, 28junio, 2022
19.4 C
Seville

Juan Carlos I reinstaura el absolutismo en Sanxenxo

Bochornoso intento de baño de masas del rey emérito, que vive en una burbuja, entre cortesanos y palmeros, alejado de la realidad

- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad-

Primera noche de Juan Carlos I en España tras su retorno del exilio en Abu Dabi. El emérito ha dormido en la casa de su fiel amigo y anfitrión Pedro Campos y encara el primer día de excursión a Sanxenxo. Hoy se pasará por el Club Náutico y aprovechará para saludar a sus viejos camaradas, esos que forman la ya bautizada como “Corte de los Gallegos”. Perdido el afecto de buena parte de su pueblo, acorralado por los escándalos fiscales y líos de faldas y con un juicio pendiente en Londres por el supuesto acoso a Corinna Larsen, el monarca honorífico ha decidido montar su propio palacio alternativo, un Camelot de cartón piedra donde los palmeros, bufones, correveidiles y arrimados le ríen las gracias, le lanzan vivas y vítores (convenientemente pagados bajo manga, por supuesto) y hacen las veces de extras para crear la ficción del esplendor borbónico perdido.

Uno de los grandes logros del Rey Campechano durante la Transición consistió en acabar con las camarillas y cortesanos que a lo largo de los siglos habían infectado la monarquía española. Es cierto que el emérito siempre se ha rodeado de empresarios, de nuevos ricos y de pelotas con más o menos dinero que han hecho las veces de paganinis de sus fiestas y regatas. Pero de cara a la galería logró trasladar al pueblo la idea de que la monarquía española era más de clase media que aristocrática, más plebeya que patricia, más austera que lujosa. Fue así como se puso en circulación el falso mito de que la Casa Real hispana nos salía barata a los españoles en comparación con otras dinastías europeas como la británica o incluso con afamadas repúblicas como la francesa, que según la propaganda monárquica costaba tres veces más. Hoy ya sabemos que esa idea del rey barato no fue más que otra mentira más. Al final nos ha salido caro, no solo en comisiones, dinero negro y multas del fisco, sino en descrédito internacional.

A la construcción del relato del rey llano y del pueblo contribuyeron decisiones acertadas como la elección de la Zarzuela como residencia oficial de la Familia Real (una casona que para cualquier rico sería un modesto chamizo y poco más) y el descarte de magníficos reales sitios como el Palacio Real, El Escorial o la Granja de San Ildefonso, el Versalles español. Al mismo tiempo, Juan Carlos supo rodearse de hombres con mucho más empaque político e inteligencia que él como Sabino Fernández Campos, el gran general que protegía al jefe del Estado de seducciones golpistas y que ponía sensatez al reinado del joven monarca, un vivalavirgen que en ocasiones se montaba en la moto, dando esquinazo a los escoltas, para irse de picos pardos por España. “El rey no está ni se le espera”. Aquella histórica frase del buen consejero de Juan Carlos I fue el rotundo mensaje que logró frenar a los sediciosos de la Brunete y rescatar al monarca del fango de la conjura en la noche más funesta para la democracia. En esa sentencia enigmática aún por descifrar en toda su dimensión histórica está sintetizado todo lo que fue la Transición española.

Sabino fue el rey en la sombra, el hombre que plantó cara a los traidores de Tejero y que paró el golpe con un portazo en las narices y una cámara de Televisión Española. Hoy el emérito ya no tiene a su alrededor personajes de la talla humana y estadista del célebre ayudante de cámara real. Y así le va. Desde que dejó de estar bien asesorado, Juan Carlos funciona a su bola, descontrolado, haciendo de su capa un sayo. Borboneando de acá para allá, como un jubilado ocioso o pollo sin cabeza (lo del pollo no va con retranca franquista).

El secreto del éxito de los primeros años del juancarlismo fue que la monarquía supo construir el mito del rey pobre, vulgarizado, populachero. Esa fue la gran clave del invento. El triste show de Sanxenxo rompe oficial y públicamente el hechizo del cuento, que ya estaba más que resquebrajado tras los últimos escándalos. Lo que Juan Carlos I quiere escenificar estos días en su feudo gallego no es sino la refundación de un nuevo juancarlismo mucho más oscuro y hermético, una nueva forma de entender la monarquía que rompe con la tradición democrática instaurada en los setenta. Un rey blindado tras la camarilla, el valido y una superpandi de nuevos cortesanos tan casposos como oportunistas. Un rey haciendo obscena ostentación de poderío económico (el jet privado a 100.000 euros el billete que aún no sabemos quién lo ha pagado). Un rey, en fin, que levanta un segundo palacio en clara competencia con Zarzuela, una monarquía dentro de otra monarquía a modo de muñeca matrioska, una Corte de los Gallegos en abierto desafío a su hijo Felipe VI.

Juan Carlos I había prometido que su retorno a España sería discreto, alejado de los focos y de los periodistas, casi en el anonimato. Nada más lejos. Lo que estamos viendo en la televisión, el aterrizaje en plan Pinochet y el intento de baño de masas de hoy en el Club Náutico (un quiero y no puedo, han ido a recibirle un puñado de vecinos y cuatro gatos pagados por Vox), supone la constatación fehaciente de que el patriarca ha decidido volver por la puerta grande, no ya como un nuevo Fernando VII en horas bajas, sino como una gran estrella del rock nacida para el espectáculo de masas. La imagen histórica del patriarca bananero bajando del jet, tembloroso pero enfadado y dando estopa con la vigorosa muleta al ayudante que quería sostenerlo para que no rodara por las escaleras, lo dice todo.

Llega un rey resentido con su pueblo al que considera desagradecido por haberle dado la espalda. Llega no solo un rey huraño y resabiado con Hacienda, con Fiscalía y con el Gobierno de Pedro Sánchez por haberlo aparcado en un lejano desierto, sino también un abuelete con mala uva y furioso con su hijo Felipe, a quien claramente le está echando un pulso. Asistimos a un hombre que se quita la careta de demócrata y se pone la de absolutista, un divo crepuscular que vive en una burbuja (al margen de la realidad) y que se cree por encima de las instituciones democráticas, de la ley, de la propia Corona. Un solitario mariachi de la decadente realeza europea que canta aquello de con dinero y sin dinero, yo hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley. El ridículo internacional lo ha definido a la perfección la exvicepresidenta Carmen Calvo: hoy suben las temperaturas en todo el país, gran bochorno en Sanxenxo.

El emérito ha optado por aquello tan castizo de “para cuatro días que me quedan en el convento” y ha decidido ser él mismo, ya sin corsés, sin complejos y sin prudentes Sabinos que le paren los pies. Se nos ha echado al monte en plan dictador o negacionista de todo lo que construyó durante cuarenta años de feliz reinado. No extraña que entre sus palmeros estén Vox y el PP, que no quiere quedarse atrás en su competición con la extrema derecha para ver quién es más monárquico autoritario. Nada de esto es una broma o un simple cotilleo folclórico para la prensa rosa. Está en juego el modelo político del 78, el futuro del país. Felipe VI tiene un serio problema con su padre. Y no solo familiar, también de autoridad. Vuelven las dos España, esta vez enfrentadas en dos banderías dinásticas (juancarlistas versus felipistas). Dos cortes palaciegas fronterizas, dos reyes a la gresca (por si no tuviéramos suficiente con uno). Nunca un Borbón hizo tanto por la república.  

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

8 Comentarios

  1. Viva D. JUAN, Carlos, la mayoría de los españoles estamos contigo, no con los comunistas y terroristas que nos gobiernan.

    • ¿La mayoria de los españoles con Juan Carlos?¿Si?¿Y como lo sabe usted?¿Se le ha preguntado a TODOS los españoles y se ha hecho publico el resultado?Porque lo unico que se sabe hasta ahora timidamente es que la mayoria de los españoles opinan que Juan Carlos es un corrupto.
      ¿Ser republicano es ser comunista y terrorista?Entonces el 99% del planeta es comunista y terrorista.

    • de que envidia me hablas la de ser un putero de marca mayor y que sea dedicado a vivir del cuento mejor de los españoles serviles como usted y por supuesto trincando a manos llenas que bueno era que nos consiguió el contrato del AVE ala MECA pero no dijo que cobro un porrón de millones para luego dárselo a zorra con la que estaba poniéndole los cuernos a su esposa que la que esta aguantando a este mamarracho presunto homicida de su hermano mayor no lo savia que supuestamente jugando con una pistola cargada que manda cojones le voló la caveza a su hermano y que no vengan con el cuento de que nos salvo de otra dictadura ya que el era el elefante blanco

    • Para una vez que escribe algo bueno déjalo en paz. La propaganda vacunil (que supongo empezará ahora otra vez con la viruela de los monos tan accidental como el coronavirus) era bastante nauseabunda puesta en el teclado de este «periodista», pero este artículo le redime un poco, de momento y hasta la próxima tanda de propaganda y odio a quienes no pasen por el aro impositivo de la agenda.

  2. Convendría documentarse un poquito antes de ponerse a escribir un artículo.
    La famosa frase que usted entrecomilla, “El rey no está ni se le espera”, jamás existió. Lo que si se produjo fue lo que sigue cuando el general Juste llamó a Zarzuela para comprobar si el General Armada, uno de los promotores del golpe, estaba en allí, porque esa sería la señal de que el rey estaba detrás, y ocurrió como Fernández Campo cuenta: Al hablar con Juste, me dice: «Bueno, en definitiva, ¿qué está pasando? ¿Ya está ahí Alfonso?». «No, no está», respondí. «Pero estáis esperándole, ¿no?». «No, tampoco; no está ni se le espera». Esa respuesta hizo saber al general Juste que era una componenda de Alfonso Armada y Milán del Bosch (cuestión está que no exime de responsabilidad al rey) y ordenó detener la Brunete.
    Sé, que ustedes no van a publicar esto, como ya ocurrió otras veces, y francamente me importa un huevo, porque mi pretensión no es figurar en ningún sitio, solo le escribo para que en lo sucesivo se documente como corresponde a alguien que se dice periodista.

  3. ¡República, ya! Todo lo demás es indignidad y vasallaje. Por decencia y autoestima, en las próximas elecciones no votar a los partidos monárquicos, solamente aquellos que lleven en su programa la construcción de una República.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...