viernes, 1julio, 2022
18.3 C
Seville

El inminente retorno de Juan Carlos I provoca escalofríos en la Casa Real

A esta hora se desconoce si la intención del rey emérito es hacer un viaje relámpago a nuestro país o quedarse definitivamente

- Publicidad -

análisis

Sánchez confirma que antepone un incremento del gasto militar de 13.000 millones de euros al bienestar del pueblo

Pedro Sánchez se ha venido arriba y se ha creído que es un estadista mundial sólo porque se ha hecho fotos con Joe Biden...

¿Estamos orgullosos de la justicia española? (II)

Como era de esperar, la anterior publicación que llevaba el mismo título, no ha generado las críticas que inicialmente supuse. El hecho es, en...

El Repaso del jueves 30 de junio: portadas y manipulación mediática

En El Repaso analizamos diariamente las principales noticias y las portadas de los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En El Repaso...

La solución para encontrar trabajadores: pagar más y explotar menos

Según la estadística oficial, en España no hay un problema de vacantes. En el primer trimestre de 2022 el porcentaje de vacantes se situó...
- Publicidad -
- Publicidad-

El regreso del rey emérito a España es cosa de días. El periodista Fernando Ónega, un hombre habitualmente bien informado sobre asuntos de Zarzuela, cree que el retorno puede producirse el próximo fin de semana, coincidiendo con las regatas de Sanxenxo. Habrá que ver qué dice Jaime Peñafiel, que lo que cuenta va a misa. Aunque no ha trascendido cuánto tiempo se quedará en nuestro país el viejo patriarca de la Transición, todo apunta a que será una visita relámpago, un visto y no visto. Un paseo en barco sin demasiado ajetreo (hay que cuidar esa cadera), una cena con bogavante y ribeiro a la vera del mar, una reunión con familiares y amigos y con las mismas para Abu Dabi. Queremos pensar que el emérito no se saldrá de ese sensato planning, de esa excursión dominguera que a fin de cuentas no deja de ser una concesión de la democracia por razones humanitarias. Toda persona (hasta un rey en el exilio) tiene derecho a reunirse con los suyos de vez en cuando. Esa es la grandeza del Estado de derecho y la gran diferencia con los regímenes autocráticos.    

Pese a que sobre Juan Carlos I ha recaído la sospecha de graves delitos fiscales, de blanqueo de capitales y cobro de comisiones, conviene tener en cuenta que a día de hoy (y aunque cueste trabajo digerirlo) este hombre no está condenado por nada. Es más, la Fiscalía Anticorrupción lo ha absuelto de las diferentes causas en las que se ha visto envuelto, si bien es cierto que la decisión de archivarlo todo por diferentes motivos –prescripción, inviolabilidad constitucional o falta de pruebas– ha provocado controversia y polémica, no solo en el mundo de la judicatura, sino también en la política y en los medios de comunicación. Nadie en su sano juicio entiende cómo alguien que mueve una fortuna de 2.000 millones de euros (según Forbes y The New York Times), testaferros, sociedades pantalla, paraísos fiscales y una donación millonaria a nombre de su amante puede irse de rositas. Por la mitad de semejante pastel cualquier españolito habría terminado con sus huesos en Alcalá Meco.

No obstante, aunque no ha habido sentencia penal en los tribunales (ni la habrá) la historia ya ha juzgado a Don Juan Carlos desde el mismo momento en que ha sido él quien ha decidido poner tierra de por medio e irse al exilio árabe. De alguna manera, con su destierro voluntario, el emérito ha asumido su culpa, ha aceptado su falta y se ha confesado autor de los hechos. En el pecado va la penitencia, como solían decir los antiguos. Quien no tiene nada que temer no huye, ni de la Justicia ni de sí mismo. Desde ese punto de vista, cuando el primero de los Borbones se largó apresuradamente del país firmó una condena personal que fue ratificada más tarde al regularizar hasta en dos ocasiones sus ingresos no declarados al fisco. Nunca hubo un sumario judicial más elemental o fácil de investigar ni un contribuyente defraudador más proclive a admitir su engaño a Hacienda, que en realidad fue una inmensa estafa al pueblo español.

Casi dos años después de su expatriación en tierras desérticas, Juan Carlos quiere volver a España y a Felipe VI le tiemblan las canillas. El rey emérito debe creer que las cosas ya se han enfriado lo suficiente, que los fiscales y jueces le han perdonado y que el país se ha olvidado de él. Pero nada más lejos. Un rey nunca deja de serlo y los súbditos piden cuentas para lo bueno y para lo malo. El artífice de la democracia del 78 se ha convertido en una seria amenaza, no solo para el reinado tranquilo de su hijo, sino para la propia supervivencia de la monarquía. Si lo que planea es hacer un viaje rápido de turismo para congraciarse con el sucesor (las relaciones entre ambos siguen siendo deplorables), para hacer las paces con Sofía y visitar a los nietos, en principio no debe haber mayor problema. Pero si lo que pretende es encarnar el papel del rey que vuelve triunfante a su reino, en plan Fernando VII, estará arrojando la última palada de tierra sobre la ya maltrecha Casa Real. Durante todo este tiempo de escándalos, Felipe VI se ha esforzado por limpiar la imagen de la institución. Para ello se ha desmarcado de la herencia maldita del progenitor –renunciando ante notario a cualquier derecho sobre el dinero negro llovido del cielo–, ha adoptado medidas en aras a una mayor transparencia (por primera vez un rey ha declarado oficialmente su patrimonio) y ha trazado un cordón sanitario entre el núcleo duro de la Familia Real (Letizia y sus hijas Leonor y Sofía) y los demás miembros de la realeza, algunos de ellos afectados por cotilleos poco edificantes ya publicados en la prensa del colorín.

Todo ese trabajo para mejorar la salubridad de palacio puede verse arruinado ahora si el tótem juancarlista decide retornar para instalarse definitivamente en nuestro país. Desde cualquier punto de vista, una mudanza permanente y definitiva del emérito no es una buena idea. Si el exiliado pone un pie en Zarzuela, esa foto será letal para la monarquía. Por otra parte, buscarle alojamiento en un edificio de Patrimonio Nacional, a cuenta del bolsillo de los españoles, consumaría otro gran disparate. Pero es que si se le ocurre aceptar la invitación de algún amigo o grande de España para compartir piso, chalé o palacete privado, esa opción tampoco será bien vista por no pocos españoles que se sienten traicionados con la conducta desleal del monarca. Las manifestaciones republicanas a las puertas de la nueva residencia regia serían prácticamente diarias; el clima político (ya de por sí caldeado) se vería todavía más enrarecido; y las dos Españas encontrarían un jugoso motivo para volver a las andadas. La ultraderecha está deseando que Juan Carlos se instale de nuevo en el país para hacer campaña electoral y guerracivilismo con el tema. La extrema izquierda antisistema no dejará pasar la oportunidad para entrar en esa guerra cainita. Se mire por donde se mire, cualquier alternativa se convierte en un problema.

El emérito está muy bien aparcado donde está, en aquella cárcel de dunas que es Abu Dabi. Que venga a las regatas gallegas si es su deseo, que se tome un vino y unas nécoras en el caso de que la salud se lo permita. Ese derecho no se le puede negar ni a un reo con el tercer grado, mucho menos a alguien sin antecedentes penales. Pero con las mismas que se vuelva a su jaula de oro en el desierto a 11.000 euros la noche. Mucho nos tememos que Felipe VI está rezando para que esto sea un hola y adiós y que papá se marche cuanto antes. Por el bien de todos.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Los españoles presumen de ser ciudadanos, cuando lo único que son es vasallos y siervos. Ante la afrenta de que vuelva este individuo, solo se escribe y se oye palabrería para imbecilidar a sus súbditos. Ancianos hay miles en España, ojala todos ellos tuvieran el tratamiento y la consideración que se hace con el Borbón. Triste son los vientos que soplan en España

  2. Los españoles presumen de ser ciudadanos, cuando lo único que son es vasallos y siervos. Ante la afrenta de que vuelva este individuo, solo se escribe y se oye palabrería para imbecilidar a sus súbditos. Ancianos hay miles en España, ojala todos ellos tuvieran el tratamiento y la consideración que se hace con el Borbón. Triste son los vientos que soplan en España.

    ¡República ya!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...