El Tribunal Supremo ha cruzado la línea de la crueldad con los afectados de IRPH y ha puesto un muro que minimizará en varios miles de millones de euros el impacto a la banca. El Alto Tribunal notificó las primeras 40 providencias para inadmitir a trámite los asuntos de IRPH tenía sobre la mesa. Esta decisión dejará a miles de consumidores desamparados por un negacionismo judicial que va en contra de su propia doctrina. Después de defender que, para evaluar la transparencia en la contratación, hay que analizar«caso por caso», el Supremo no tiene ningún problema en descartar de manera masiva e indiscriminada los recursos de los consumidores.

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, ha afirmado que «con esta inadmisión masiva de los asuntos de IRPH el daño al consumidor será irreparable. Muchos afectados no tendrán oportunidad de recuperar su dinero, aunque el TJUE vuelva a dictar a su favor. Recuerda a lo sucedido con la cláusula suelo cuando la justicia europea corrigió al Supremo, pero muchos consumidores se quedaron por el camino porque su sentencia ya era firme y se declaró la ‘cosa juzgada’. El Supremo modificó su doctrina, pero para muchos el daño fue irreparable».

El Supremo se enfrenta a Europa

Al Supremo parece importarle muy poco que la Comisión Europea le haya afeado más de una vez que no se plantee cuestión prejudicial cuando en sus propias filas no hay unanimidad. Hay que recordar que las recientes sentencias cuentan con el voto discrepante de Francisco Arroyo Fiestas, que mantiene la tesis defendida por el ex magistrado Javier Orduña.

El Alto Tribunal, además, hace coincidir esta decisión cruel con el anuncio por parte del magistrado del juzgado 38 de Barcelona, Francisco González de Audicana, de la presentación de una nueva cuestión prejudicial al TJUE en la que instará a la corte suprema europea a aclarar mejor las circunstancias que rodean al IRPH español, dada la profunda división que existe aún entre los jueces españoles: la mitad a favor de considerar esta cláusula del todo opaca y por descontado abusiva y lesiva para los consumidores; la otra, en contra de ello.

Finalmente, el Supremo tampoco quiere escuchar las voces discrepantes de los jueces de primera instancia que ya han empezado a dictar varias sentencias declarando la abusividad del IRPH siguiendo la doctrina del TJUE, ignorando por completo la del Supremo.

Amparo a Europa

Tal y como publicamos en Diario16, ante este negacionismo del Supremo, ASUFIN presentará en breve una queja ante las instituciones europeas para exponer la divergencia existente entre las sentencias que emite el TJUE y cómo luego son interpretadas por nuestro Alto Tribunal. Esta denuncia tendrá como objetivo restablecer el nivel de protección y los derechos básicos de los consumidores, con especial referencia al valor de la transparencia.

La doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo comporta, en última instancia, una vulneración de los Tratados y Directivas de la Unión Europea por cuanto desconoce el «alto grado de protección de los consumidores» que exige dicha normativa comunitaria.

«El Supremo mantiene su tesis negacionista, contradiciendo al TJUE, y estableciendo que sólo si la cláusula supera el control de transparencia se puede entrar a valorar su abusividad, cuando toda la arquitectura legal europea en torno a los derechos de los consumidores gira en torno a la idea de que la mera consideración de no transparencia en una cláusula ya supone su abusividad: sobra entrar en ello», sentencia Patricia Suárez.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. . De qué se sorprenden? Los catalanes ya sabemos cómo las gasta el Supremo a la hora de pasarse por…….toda la jurisprudencia del TJUE y demás tribunales europeos, además de las propias leyes españolas. La sentencia del «procés» es el paradigma de todo eso. O sea, que la justicia española es independiente, vamos!!!

  2. No mezcles churras con merinas. Una cosa es que en materia de abusividad el TS esté haciendo el mismo ridículo que con las cláusulas suelo y otra, absolutamente diferente, es el tema de las conductas subversivas del separatismo catalán, en que ha sido de una templanza extraordinaria, llevando su posición a una de las más garantistas del viejo continente… Que no es lo mismo, ni de lejos. No nos la cueles de matute…

  3. Alguien puede creer que todo el Estado no está al servicio de la banca? Por mal trabajar le tuvimos que entregar p.c. todos los españoles más de 40.000.000.000,.- €, jamás los devolverán y mucho menos con sus intereses. No pagues tu un préstamo a ellos, te quedas sin la camisa, te roban la casa, te confiscan el salario y tus hijos se tienen que poner a pedir limosna. Esto es el Estado social de derecho español, simplemente una herramienta al servicio de las oligarquías; todo lo demás es discurso de charlatán para imbéciles.
    Sino devuelven los dineros prestados en tiempo y forma, que se confisquen los bancos y el patrimonio particular de sus gestores. Todo lo demás es sumisión y barbarie.

  4. Esto solo puede ocurrir aquí, en España. El TJ ha dicho y reconocido que el índice aunque sea legal es abusivo, en definitiva se ríe en la cara de todos los consumidores y el msn que envía es, que sabe que no fue claro, pero juegan a favor del que tiene los dineros. En definitiva se posiciona a favor de la banca. Que volverá a Europa? Les dará igual, mientras el TJUE no les quite que sean ellos quienes decidan seguirán una y otra vez fallando a favor de los mismos.
    Han devuelto lo que se rescató más los intereses? No lo han hecho y no lo harán. Europa está ya cansada de España, de su corrupción y ver que el gobierno español sea el que sea y del color que quieran siguen con su política barata en contra de lo ciudadanos, porque se van a mojar ellos? Si no les hacen caso, si tenemos un poder judicial que no respeta sus decisiones. Que pueden hacer en Europa? Sacar a España de la unión europea? Pues no lo harán, aquí la única solución es sancionar al país, pero si luego les perdonan la sanción, que ganamos y sino lo hacen, quien lo paga? Nosotros lo pagamos.
    Así que mientras no hayan soluciones drásticas contra jueces directamente, que encima lo que hacen es lo que diga nuestro TJ, mal pinta todo. Podremos patalear, podremos gritar más o menos, pero les dará igual. Al final son tantos los que quedarán en el camino, que cuando queramos darnos cuenta, habremos perdido la vida o la salud. En definitiva el pueblo hace mucho que dejó de ser soberano. Les importamos un pimiento.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre