Tal y como te informábamos la semana pasada, la administración de la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca se ha suspendido de manera temporal en distintos países.

Si hace unos días Austria avisaba sobre la investigación de dos casos de posibles efectos secundarios por la vacuna, a la que se sumaron países como Italia, Luxemburgo, Noruega, Dinamarca, Tailandia, Estonia, entre otros, hoy han avisado de la misma medida Países Bajos e Irlanda.

Lo anuncian como una medida de precaución, no definitiva. En Países Bajos han señalado que hasta el próximo 18 de marzo dejarán de suministrarla, dando margen para conocer los resultados de las investigaciones abiertas.

En Irlanda, el Dr. Ronan Gynn, subdirector médico del área sanitaria del gobierno, ha explicado que la recomendación se ha hecho después de que la agencia de medicamentos de Noruega haya reportado ya cuatro casos de problemas en coagulación sanguínea tras la aplicación de la vacuna.

La OMS, así como la propia compañía AstraZeneca ya han asegurado que la vacuna es segura y que no hay que tener miedo a la hora de administrarla. Sin embargo, en España ya se han retirado miles de dosis del lote que podría haber causado los efectos adversos (Andalucía y Cataluña ya han tomado esta medida), después de haber informado de que el lote ya se había administrado a la población española y no se habían reportado casos de complicaciones hasta el momento.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. A la vista de lo que está pasando, ¿cuándo se van a decidir, todos, a devolver esas vacunas de AstraZeneca y empezar a fabricar las Sputnik V?. Con permiso de Rusia, claro.
    Pero siempre por delante la economía y la corrupción occidentales.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre