El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda, ha cesado nada más comenzar el curso escolar a su delegada en Sevilla, Marta Escrivá.

El inicio del curso escolar en buena parte de Andalucía no ha podido ser más abrupto y accidentado. Al incesante incremento de aulas confinadas sin que la Consejería de Educación haya aportado datos concretos del número de centros educativos afectados a día de hoy, se suma ahora el cese fulminante de la delegada territorial de Educación en Sevilla, Marta Escrivá, apenas dos semanas después de iniciado el curso escolar. La que fuera mano derecha del consejero Javier Imbroda, de Ciudadanos, hasta el pasado diciembre ha pasado en apenas año y medio de ser la viceconsejera de Educación al inicio de la legislatura a ser cesada como responsable de Educación en la provincia de Sevilla.

Este cese fulminante se produce en medio de un clima de miedo, enfado e incertidumbre entre docentes, alumnos y madres y padres, que se extiende sin control en numerosos centros afectados por confinamientos selectivos de aulas. Uno de estos casos es el que se está viviendo estos días en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Miguel de Cervantes de Lora del Río, en Sevilla, con una población de 18.800 habitantes, que vive estos días de inicios de curso escolar sumido en la incertidumbre después de que nada más comenzar el curso dos aulas fueran confinadas por el positivo de un profesor y un alumno.

Sin respuesta de las autoridades sanitarias y educativas

La situación crítica se ha producido esta misma semana cuando un segundo profesor también ha dado positivo y la dirección del centro escolar no ha recibido respuesta alguna de las autoridades sanitarias y educativas sobre las medidas de seguridad a implementar, pese a ponerse en contacto con el centro de salud de referencia, las autoridades de riesgos laborales, epidemiología e inspección educativa.

Este mismo martes 22 por la mañana, la dirección del colegio ha decidido instar a las madres y padres de esta tercera clase afectada que se llevaran a sus hijos a clase, con lo que el rumor se ha extendido rápidamente entre el resto de progenitores, en un centro que cuenta con unos 700 alumnos, lo que implica aproximadamente las familias de un tercio de toda la población de Lora del Río. El padre de una alumna afectada por esta situación ha asegurado a Diario16 que “en este colegio hay humo, y si hay humo hay fuego. La clave está en saber hasta dónde va a llegar el incendio”. Este progenitor denuncia que “se ha creado una alarma en todo el colegio mientras ninguna autoridad sanitaria da la cara”.

Ante esta situación, numerosos padres de este centro han decidido llevarse a sus hijos a casa ante la indefinición en que se halla el centro escolar, que con tres clases ya confinadas debería recibir supuestamente la orden de cierre total por parte de las autoridades educativas y sanitarias, algo que no se ha producido hasta el momento. En un escrito enviado por la dirección del centro escolar a los padres y madres se asegura que, en el caso del tercer positivo en el CEIP Miguel de Cervantes, “no hay peligro de contagio” porque supuestamente el profesor afectado no estuvo en el colegio 48 horas antes de comenzar a notar los síntomas de la enfermedad. El equipo directivo del colegio sigue sin recibir ninguna orden por escrito de las autoridades de la Junta para comenzar a activar los protocolos.

La situación de este colegio de Lora del Río se suma a la incertidumbre y silencio que también están sufriendo en el CEIP  Fernando Feliú de Gerena, también en la provincia de Sevilla, después de tener ocho casos positivos y diez aulas confinadas, mientras ha optado a instancias de Educación por mantener abierto el colegio pese a la decisión inicial de la ya ex delegada de Educación de cerrarlo completamente, una decisión que corrigió sobre la marcha a los pocos días de contabilizarse los casos positivos de covid-19.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre