Francisco Igea está a punto de lanzarse al ring contra Inés Arrimadas para presidir Ciudadanos. El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, el hombre que convenció al electorado de esta comunidad para que le votaran y acabar con más de tres décadas y abusos de gobiernos del PP, asumió finalmente la decisión del defenestrado Albert Rivera y dio los votos de Cs a los populares para arrebatar la región al PSOE que había ganado las elecciones.

Si Igea gana a Arrimadas, la descomposición del partido se acelerará hasta su extinción definitiva

Igea reconoció que se aliaba con el PP por imposición de su partido. Decisión, se cansó de declarar, con la que no estaba de acuerdo. Según sus palabras, “el cabreo de la gente en la calle por esta decisión es innegable”. Pero una vez firmó el acuerdo con el líder del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, Igea se ha echado a sus brazos con sus mismas mañas, rodillo, abuso de poder y mucho marketing frente a las auténticas deficiencias que tiene una comunidad y que el propio Igea enumeró hasta la saciedad en campaña electoral.

Con esta subordinación al PP de Mañueco, y sin descartar que si le sale mal acabe formando parte de las filas populares, Francisco Igea se muestra encantado de su minuto de gloria en los medios de comunicación nacional como “el azote” de Inés Arrimadas, con quien piensa medirse en las Primarias.

Ya ha conseguido que varios críticos se unan a sus filas y que su nombre suene cada mañana, por eso de saltar al ring contra la líder natural de un partido que, en cualquier caso, tiene fecha de caducidad y hace aguas por todas partes desde el batacazo electoral y la dimisión inmediata de Albert Rivera.

Igea, que ha demostrado en menos de un año no tener palabra ni criterio político, se ha convertido en el “tonto útil” para un hábil Mañueco que culpará -al tiempo- de todos los males de su Gobierno a Igea.

Gira

Igea está a punto de anunciar los nombres -de los críticos a Arrimadas- que le acompañarán en su candidatura para presidir Ciudadanos y de lanzarse a una gira para conseguir disputar el liderazgo a la “dama” de Cs.

Luis Garicano, por su parte, la figura con más prestigio de los críticos, se ha querido, de momento, mantener al margen de los movimientos de Igea.

El vicepresidente de Castilla y León salta al ring tras una decepcionante actuación en Castilla y León a las órdenes de Mañueco, a quien con su portavocía blanquea sus abusos, excesos de poder e irregularidades varias. Todas estas descalificaciones lanzadas por el propio Igea en la pasada campaña electoral.

Si Igea gana a Arrimadas, algo muy difícil, la descomposición del partido se acelerará hasta su extinción definitiva. Al tiempo.

Compartir
Artículo anteriorMinisterio onírico
Artículo siguienteDéficit de 70.000 plazas de residencias para mayores
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here