miércoles, 30noviembre, 2022
11.2 C
Seville

El presidente de la Fundación Francisco Franco llama “profanación” a la retirada de los restos del dictador del Valle de los caídos

La extrema derecha española parece no tener límites en su desfachatez y se resiste a la desaparición inminente de su Fundación de cabecera con el nombre del caudillo

Eva Maldonado
Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El presidente de la Fundación Francisco Franco, Juan Chicharro Ortega, presenta un libro sobre la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos y la tilda de “profanación”. La extrema derecha española parece no tener límites en su desfachatez y se resiste a la desaparición inminente de su Fundación de cabecera con el nombre del caudillo.

Chicharro, que se  pronunció sobre la moción de censura de Santiago Abascal (Vox)  e hizo uso de la libertad de expresión que con “su admirado” Francisco Franco nadie podía ejercer, y  mostró su apoyo al líder de la formación de ultraderecha,  luchó con todas las armas que tenía a su alcance para evitar la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

De nada le sirvieron sus recursos, para nada ayudaron en su “cruzada” los insultos proferidos  a  todos los que dieron su “sí” al traslado de los restos del dictador a otra ubicación, solo tuvo el apoyo de Vox y los de Santiago Abascal.

Chinarro ha atacado al Partido Popular siempre que este se ha mostrado tibio por la cercanía de elecciones o alguna votación decisiva y les ha llegado a decir que  olvidan  que son “los herederos directos” de Alianza Popular, partido fundado por “ilustres” personas, “ejemplares servidores de España” que habían ocupado cargos de alta responsabilidad en el régimen franquista.

En 2018 La Eurocámara, con buen criterio,  pidió al Gobierno ilegalizar la fundación Francisco Franco. Lo cierto es que resulta muy difícil de explicar que en España exista una fundación con el nombre del tirano que dirigió el país con mano dura y, sin contemplaciones con todo aquel que pensaba distinto. Un dictador que mató, robó y maltrató a un país no debería tener, tal y como indica la Ley de Memoria Histórica y el sentido común, ni calles, ni fuentes, ni mausoleos, y mucho menos, una Fundación con su nombre que defiende su legado.

Las intenciones del Gobierno de Sánchez parecen claras, ya en el mes de junio se supo del propósito del Ejecutivo de  suprimir el ducado que ostenta la familia y sus 40 títulos,  así como declarar fuera de la ley  las organizaciones y fundaciones que inciten «directa o indirectamente» al odio o violencia contras las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

En este sentido, el objetivo de Sánchez está claro: Acabar de una vez por todas con el legado de Franco, algo a lo que la extrema derecha, ya sea a través de la Fundación presidida por Chicharro, ya sea a través de  Vox y en ocasiones del Partido Popular, se resiste.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído