Foto: Agustín Millán

En Vox cunde el nerviosismo cada hora que pasa con la inminente exhumación de los restos de Franco. Tal es así que creen que la “Operación Valle” podría llevarse a cabo antes de los plazos establecidos por el Gobierno, incluso hoy domingo, sin ir más lejos. Fuentes de la formación política de Santiago Abascal aseguran que todo lo que ha venido diciendo el Ejecutivo de Pedro Sánchez desde la celebración del Consejo de Ministros del pasado viernes −el plazo máximo del 25 de octubre y la notificación de 48 horas a la familia Franco−, no ha sido más que una maniobra de despiste para evitar la aglomeración de medios de comunicación en los alrededores de Cuelgamuros e impedir la convocatoria de protestas ultraderechistas a las puertas del recinto franquista. Es decir, según Vox, Sánchez tiene un plan secreto para la “Operación Valle de los Caídos”.

Ayer mismo se constató la inquietud que la decisión del Gobierno ha despertado en el mundo franquista. Durante el desfile del 12 de octubre, un grupo de alborotadores se colocó detrás de la tribuna de reporteros gráficos para increpar al presidente del Gobierno con todo tipo de insultos y epítetos, según informó El País. Alrededor de una bandera preconstitucional, los manifestantes gritaron consignas como “el Valle no se toca” y “cobarde con los vivos, valiente con los muertos”.

De ahí que Vox tema que la exhumación pueda llevarse a cabo con carácter inminente, es decir, hoy mismo. Esa intención de desplegar un dispositivo sorpresa queda patente, según el partido ultraderechista, en el mismo acuerdo del Consejo de Ministros adoptado este viernes, “que establece un plazo máximo del 25 de octubre de 2019 y mínimo de las 48 horas siguientes a la comunicación a la familia del día y hora exactos de la extracción, y que ordena, además y de manera inmediata, el cierre temporal del recinto del Valle de los Caídos, hasta la finalización de las operaciones de ejecución. Así, todo hace pensar que la exhumación tendrá lugar este domingo”, aseguran fuentes de Vox.

De hecho, todo parece preparado para que la “Operación Valle” pueda llevarse a cabo en cualquier momento. El mausoleo ha sido cerrado al público para garantizar su seguridad e impedir que la prensa pueda colocar a algún fotógrafo o topo en el interior de la Basílica. Resulta obvio que quien obtenga la fotografía del momento de la retirada de la losa no solo pasará a la historia del periodismo, sino que se embolsará un dineral por la exclusiva. Por tanto, a partir de este momento nadie que no forme parte del dispositivo judicial y policial podrá estar dentro del recinto religioso.

La expectación es máxima y periodistas de todo el mundo están interesados en cubrir una noticia de alcance mundial. De ahí que Vox crea que Sánchez ha dado la orden de poner en marcha el “plan secreto” para que la exhumación se realice cuanto antes, aprovechando el factor sorpresa y evitando el espectáculo.

Lo que oficialmente dijo el Gobierno tras el Consejo de Ministros del pasado viernes es que se ha adoptado el tercer y definitivo acuerdo para consumar la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, unos trabajos para los que se ha fijado la fecha límite del viernes 25 de octubre. El gabinete Sánchez ha acordado además comunicar a la familia del dictador la fecha exacta con 48 horas de plazo, para que puedan asistir si lo consideran pertinente, tal como dijo la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en rueda de prensa. Según las sospechas de Vox, que cree que Sánchez ha dado ya la orden, la familia habría sido ya informada de la exhumación inminente.

De momento, el Valle de los Caídos está cerrado al público desde el pasado viernes a las 18.000 horas para facilitar los trabajos pertinentes. La hoja de ruta oficial prevé que el traslado podrá ejecutarse entre el 19 de octubre −sábado− y el 22 de octubre −martes−, aunque todavía no está cerrada la fecha definitiva. A la pregunta de por qué el Gobierno no ha comunicado la fecha exacta de la exhumación, la vicepresidenta Calvo explicó que porque se necesitan unos días más para decidir “los detalles instrumentales” del procedimiento, como cerrar el Valle “en condiciones de seguridad”.

Mientras tanto Vox ha denunciado la “utilización partidista e interesada que ha realizado el Gobierno de España en funciones, tanto en el tratamiento de urgencia que ha dado a la exhumación de Franco como a las sucesivas comunicaciones emitidas al respecto”. El partido de Abascal solicitó el viernes ante la Junta Electoral Central la suspensión de la ejecución del acuerdo de exhumación de Franco, al entender que la decisión “vulnera los principios de neutralidad y legalidad que deben regir las actuaciones del Gobierno de España e infringe, además, la Ley Electoral General”. Una solicitud que ha sido desestimada, pero que Vox recurrirá, según ha confirmado el propio Abascal durante el mitin celebrado el viernes en Guadalajara.

Vox se aferra al artículo 50 de la ley electoral, que prohíbe, “desde la convocatoria de las elecciones hasta la celebración de las mismas”, todo acto “organizado o financiado, directa o indirectamente por los poderes públicos, que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos”. Además, señala la ley que “durante el mismo período queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de estos, cualquiera que sea la denominación utilizada”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 13 =