El PP no está dispuesto a dejar escapar el marketing y la visibilidad que le da al partido el asunto -ya zanjado de no ser por la derecha- de la actuación del ministro Ábalos en el aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta de Maduro.

Pablo Casado está dispuesto a estirar el tema mientras sea posible. Así, anuncia que acude a un juzgado de guardia para solicitar amparo y que no se destruyan las pruebas de las cámaras del aeropuerto.

A pesar de que los informes de la Policía avalan la actuación de Ábalos y que desde el Ejecutivo se ha explicado que lo que el ministro de Transporte hizo fue evitar una crisis diplomática para que la vicepresidenta de Maduro no saliera de Barajas, el PP insiste en que “los gerifaltes del régimen venezolano empiezan a sacar oro y divisas del país porque saben que acabarán cayendo y advierte de que los vínculos de Podemos con el régimen chavista y los lazos de Zapatero y del PSOE con el régimen de Maduro al que están blanqueando, se acabarán sabiendo”.

Una situación que sólo pone en entredicho la falta de lealtad institucional del PP con el Gobierno de coalición.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre