El vuelo del avión a Gran Canaria, sin medidas de distanciamiento alguno, ha levantado la alerta social. Apenas tres días antes Diario16 ya publicaba que el lobby de aviación anteponía el presupuesto a la seguridad y que si se les impone rebajar el número de asientos para aumentar la distancia física entre los pasajeros, tendrían que subir mucho los precios. Por ello esperan el rescate de Europa y el compromiso de cada país con sus compañías aéreas oficiales.

Como ayer confirmó el Ministerio de Transportes a nuestro medio, la Comisión Europa se va a pronunciar mañana miércoles sobre seguridad en los transportes en la desescalada. “El ministerio estará atento a lo que se diga desde la Comisión”, afirman desde el gabinete de Comunicación. 

Del mismo modo, el ministerio hará un estrecho seguimiento de la desescalada en el transporte aéreo y adoptará las medidas que sean necesarias en cada momento.

Sector afectado

La aviación comercial es uno de los sectores más afectados por la crisis de la COVID-19.

El transporte aéreo es un sector estratégicamente importante en la UE que representa un 3,3 % del empleo y sobrepasa el 4,1 % del producto interior bruto europeo.

La IATA, el lobby que aglutina a las compañías de aviación del mundo, publica en un comunicado que rechaza cualquier intento de decretar un distanciamiento físico, porque alega que el contagio del coronavirus es raro con argumentos peregrinos.

Las aerolíneas y el sector aéreo en general no han interiorizado que el  negocio no puede ser el mismo que antes de la pandemia, y que tendrán que rebajar su presencia ante el empuje de la economía verde y la lucha contra el cambio climático, que no tolerará la contaminación que generan y que no pueden eludir mediante la compra de permisos en el mercado de dióxido de carbono.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre