domingo, 17octubre, 2021
24.2 C
Seville

El grito de la España muda

Las zonas rurales buscan alternativas políticas para defender sus derechos

Braulio Llamero
Escritor. Su última novela, recién publicada, “Lo que nunca se contó de Artemio”. Su último libro para niños, “¿Puedo borrarme de vampiro?”. También es periodista y ha trabajado en medios locales y regionales de radio, prensa y televisión. Fue columnista diario durante décadas en La Opinión de Zamora (donde también fue director) y Tribuna de Salamanca, entre otros. Más información en www.brauliollamero.com
- Publicidad -

análisis

Sánchez fagocita al PSOE

Clausurado el 40 Congreso de Valencia, la pregunta del millón es: ¿qué PSOE sale de este evento? Y como derivada de la cuestión anterior,...

Congreso del PSOE (de Pedro Sánchez), con mucha parafernalia

Pedro Sánchez había sentado las bases en el ultimo 39 Congreso Federal de junio del 2017 y ya para este 40, le ha dado...

Los pensionistas se echan a la calle contra Escrivá en medio de la fiesta valenciana del sanchismo

Miles de jubilados salieron ayer a las calles de Madrid para pedir la dimisión de Escrivá por su reforma de las pensiones. A los...

Mucha teoría política en el congreso del PSOE, pero el precio de la luz sigue por las nubes

Avanza el 40 Congreso del PSOE tras el fiestón del primer día. Pasada la jornada inaugural –donde primaron los abrazos, besos, reencuentros de viejos...
- Publicidad-

Esta pasada semana tuvo cierto relieve la decisión de la España vacía de presentarse a las próximas elecciones. Así, con este enfoque, se informó, para pasmo de quienes vivimos en alguna parte de esa España vacía, vaciada, muda e incluso agonizante, al menos en algunas provincias como la mía (Zamora). Pasmo, digo, porque ninguna de las provincias aludidas ha dejado nunca de estar presente en unas elecciones. Pero, bueno, tomemos la cosa por lo que se quería decir, y no por lo que se dijo: las plataformas que reclaman atención, futuro y derecho a los servicios más básicos en la España interior, se han planteado unir fuerzas y plantar cara electoral a los grandes partidos que, por sistema, ponen a los diputados al servicio de sí mismos y nunca a los de la provincia que representan.

La mecha se prendió con “Teruel Existe”. Esa plataforma que tras muchos años de trabajo, de demostrarse transversal y al servicio del conjunto de su provincia, se presenta a las elecciones y barre: primera fuerza, un diputado y dos senadores. De pronto, todos los olvidados, los ninguneados, esos a los que nunca se tiene en cuenta en las grandes negociaciones presupuestarias, ven la posibilidad de hacer algo. Como poco, de hacerse visibles, de poner nervioso al poder, de demostrar que también ellos existen y tienen derechos y no pueden seguir siendo los paganos de todos los banquetes que otros se comen. Eso es lo que quieren y lo que han decidido los representantes de las asociaciones y grupos de más de veinte provincias de la España vacía, vaciada y despreciada.

Lo que se han propuesto no es fácil. Nada interesante lo es. En pocos sitios hay una plataforma tan sólida y arraigada como la de Teruel. “Soria Ya” puede ser una de ellas. Y hay alguna más, desde luego. Pero no en todas partes; ni siquiera en la mayoría de las provincias. En la mayoría de las provincias la tarea será enorme y partiendo desde muy abajo. En muchos lugares, también, los largos tentáculos de los dos grandes partidos se emplearán a fondo para frustrar la iniciativa o reducirla a algo anecdótico. Les va mucho en ello, muchos sueldos, mucho poder, la vida partidaria misma. Pero creo que es justa la protesta, el grito y la demanda colectiva de la España que, de la Transición para acá, ha ido quedando arrinconada. Ojalá salga algo potente de su decisión colectiva y logren dar un buen meneo a la representación parlamentaria de estas provincias.

Se ha abusado en exceso de quienes no han podido hacerse oír, de quienes carecían de potencia para influir, de quienes eran demasiado pocos para ser tomados en cuenta. Y es bueno, creo que para todos, para el país en su conjunto, que se escuchen las voces de todos los territorios y no solo las de los más numerosos o ricos o poblados o influyentes. Ojalá el grito de la España muda y vacía se oiga por fin y con potencia suficiente para cambiar el rumbo colectivo hacia algo más equilibrado, justo y mejor. Veremos.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Pedro Sánchez claudica ante la socialdemocracia y se olvida del socialismo

Este año no ha resonado Guns and Roses, este Congreso del PSOE ha suavizado el tono musical, lo que es una muestra de cómo...

Ni artesanos ni artistas, somos periodistas

Acostumbrados a perder la mayoría de las luchas impulsadas desde la profesión periodística, el hecho de ganar una de ellas adquiere un valor especial...

Sánchez fagocita al PSOE

Clausurado el 40 Congreso de Valencia, la pregunta del millón es: ¿qué PSOE sale de este evento? Y como derivada de la cuestión anterior,...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Pedro Sánchez claudica ante la socialdemocracia y se olvida del socialismo

Este año no ha resonado Guns and Roses, este Congreso del PSOE ha suavizado el tono musical, lo que es una muestra de cómo...

Ni artesanos ni artistas, somos periodistas

Acostumbrados a perder la mayoría de las luchas impulsadas desde la profesión periodística, el hecho de ganar una de ellas adquiere un valor especial...

Sánchez fagocita al PSOE

Clausurado el 40 Congreso de Valencia, la pregunta del millón es: ¿qué PSOE sale de este evento? Y como derivada de la cuestión anterior,...