Tarde noche protagonizada sin quererlo por el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, en la que el Congreso rechaza hace unos minutos su reprobación -como  pretendían PP, Ciudadanos y Vox- por el encuentro diplomático que mantuvo en Barajas con la vicepresidenta de Maduro. Esta misma tarde el juez ha ordenado conservar las grabaciones de Barajas del encuentro entre Ábalos con Delcy Rodríguez, tal y como pedía el PP. Algo que, sin embargo, fuentes socialistas confirman a diario16.com que “la exhibición pública hasta podría beneficiarle”, aunque no sea la intención del PP.

Estas mismas fuentes declaran que “lo grave es utilizar a un juez que está de guardia, no acudir al reparto, no atribuir responsabilidad y tratar de interferir en una votación del parlamento”.

En el pleno

En el pleno del Congreso, la derecha del PP, Cs y Vox, como le ha acusado el resto de partidos de todo el espectro ideológico, está dedicando “más horas a ver si la vicepresidente de Venezuela visitó el duty free, que a los problemas de España”.

Desde Coalición Canaria no se aprueba la reprobación a Ábalos, pero su diputada Ana Oramas sí pide que en la comisión de Secretos se “informe de lo que realmente pasó”.

“La derecha dedica más horas a ver si la vicepresidenta visitó el duty free que a los problemas de España”

Espaldarazo a Ábalos por parte del diputado Aitor Esteban, del PNV, que se preguntaba desde el atril del hemiciclo: “¿se cumplió con Europa?”, para contestarse así mismo que  “creo que sí, no entró en España técnicamente,  ni se facilitó un desplazamiento a Europa, que no se produjo, y hay que decirlo claramente”.

Por su parte, el diputado del PSOE Gómez Hernández, explicó que “esto es fruto de una interpelación donde se instrumentaliza un país como Venezuela”. Y lamentó que la derecha compare el Gobierno de Venezuela con el de España. A su juicio: “ésa es la provocación,  a ustedes no les interesa Venezuela”.

Frente al PP y Ciudadanos para los que  “todo es mentira y oscuridad”, sólo Vox volvió a superar a la otra derecha con un discurso perverso que empezó recordando que un amigo de su señoría -de la ultraderecha- “caga cada día en un agujero en una cárcel de Venezuela”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre