Emilio Botín tenía una máxima: «hay que pagar dividendos, aunque tengamos que ampliar capital». Estas palabras hacían referencia al hecho de que, si llegado el caso, el Santander no dispusiera de suficiente líquido para hacer frente al pago de esos dividendos, él no tenía inconveniente en acudir al mercado para captar ese dinero con una nueva emisión de acciones.

Eso es lo que se va a presentar a los accionistas en la próxima Junta General: una ampliación de 1.800 millones de euros para hacer frente al pago de esos dividendos. En concreto, en el punto tercero del Orden del Día se indica lo siguiente: «La finalidad de la propuesta de aumento de capital con cargo a reservas que se somete a la junta general ordinaria de accionistas es permitir instrumentar la remuneración de 0,10 euros por acción en forma de acciones de nueva emisión que se anunció el pasado 29 de julio».

Más adelante se indica lo siguiente: «En el momento en que el consejo de administración o, por sustitución, la comisión ejecutiva o cualquier consejero con facultades delegadas decida ejecutar el Aumento de Capital, los accionistas   del   Banco recibirán   un   derecho de asignación gratuita por cada acción Santander que posean. […] el importe del Aumento de Capital se determinará conforme a las fórmulas que más adelante se describen, estableciéndose un valor de mercado máximo de 1.800 millones de euros para las acciones a emitir en ejecución del Aumento de Capital, valoradas al Precio de Cotización en ese momento».

¿Qué mensaje está mandando al mercado y a sus clientes el Santander? ¿Qué no dispone de liquidez suficiente para pagar el dividendo a sus accionistas? Los principales perjudicados de este movimiento son, nuevamente, los minoritarios, los que protestan, frente al silencio cómplice de los grandes accionistas. La inclusión en el orden del día de la próxima junta de una nueva ampliación de capital ha levantado muchas ampollas. Diario16 ha conversado con varios de ellos y su enfado hace que muchas de las cosas que nos han transmitido no se puedan reproducir.

Uno de ellos nos señala lo siguiente: «Si tienen que ampliar capital para pagarnos el dividendo, ¿cómo está el banco, señora Botín? De verdad, que en la junta, y sin que sirva de precedente, me encantaría que me dijera la verdad. Ya estoy harto de ver todos los días como el poco dinero que tengo invertido se va por el precipicio. Y no me vale que me digan que el sector está igual porque yo donde tengo mi dinero es en el Santander. Me cuesta mucho ganarlo como para ver cómo se pierde. Y ahora me aumentan el capital, con lo que las pocas acciones que tengo van a perder aún más valor. No sé qué pensar».

Otro minoritario va más allá: «Yo no soy economista, pero… ¿realizar una ampliación de capital para pagar dividendos no se asemeja a una estafa piramidal en la que los nuevos accionistas/pardillos pagan el dividendo a los antiguos accionistas?».

Los datos indican que Santander lleva sobreviviendo a base de ampliaciones de capital. Desde el año 2000, el banco presidido por Ana Patricia Botín ha ampliado capital en 47 ocasiones por un valor de más de 52.500 millones de euros, lo que ha provocado importantes pérdidas a sus accionistas.

Desde que estalló la crisis financiera global hasta el año 2.016, el Santander declaró en sus cuentas unos beneficios netos de 55.715 millones de euros. Además, captó capital por un total de 15.990 millones. Hasta aquí todo normal.

No obstante, hay aspectos en las cuentas del banco presidido por Ana Patricia Botín que no están nada claros y que son los que demuestran su verdadera situación y por lo que necesitaba, por ejemplo, al Popular a un precio muy bajo: la depreciación del valor de sus acciones que en 2.007 cerraron con un precio de 14,79 y en el cierre de 2.016 estaban a 4,96. Por otro lado, según especialistas financieros consultados por Diario16, el propio valor del dinero invertido en el Santander es muy inferior porque, con una reinversión de los dividendos repartidos en esa década, los accionistas del Santander perdieron un 20,7% de su inversión.

Según los estados financieros remitidos a la CNMV, entre 2.007 y 2.016, el Santander pagó 24.650 millones de euros en concepto de dividendos. Por tanto, si los beneficios netos declarados por la entidad cántabra fueron de 55.715 millones, en realidad los beneficios no distribuidos fueron de 31.000 millones. A esta cifra se añade el patrimonio declarado por el Santander (44.850 millones) y el capital captado (15.990), lo que nos da una valoración total de 91.840 millones.

No obstante, la realidad es que el número de acciones ha crecido por encima del patrimonio y los beneficios, por lo que su valor contable se ha reducido. En este periodo, por las ampliaciones de capital, el Santander ha incrementado el número de acciones de los 6.254 millones con las que contaba en 2007 hasta más de 16.000 millones que tiene en la actualidad. Esto tiene un impacto brutal en el beneficio por acción ya que se ha depreciado en un 31%.

Todo esto demuestra un hecho: el Santander ha sobrevivido en el siglo XXI gracias a esas ampliaciones de capital por valor de más de 52.500 millones de euros y que, sin ellas, probablemente sus resultados hubieran sido negativos en más de un ejercicio. Es decir, que el banco presidido por Ana Patricia Botín ha necesitado captar más de 2.500 millones de euros por año, la misma cantidad con la amplió capital el Banco Popular en 2016.

Además, si nos ceñimos a los datos desde el repentino fallecimiento de Emilio Botín (2014), nos damos cuenta de que la actual presidenta ha ampliado capital en más de 19.600 millones de euros, sin contar con la propuesta para la Junta del 27 de octubre. Es decir, que Ana Patricia Botín ha necesitado cada año captar capital por valor de 3.920 millones, con una pérdida de valor de la acción del 78,2%.

Por tanto, si para cualquier operación de envergadura el Santander o para pagar dividendos a sus accionistas necesita captar más capital, la lógica contable indica que la situación del banco no es tal como la pintan y que, por muchos beneficios que estén declarando en los respectivos ejercicios, la entidad podría estar en una situación límite que está afectando, sobre todo, a los minoristas.

Apúntate a nuestra newsletter

16 Comentarios

  1. Que ha hecho con el dinero ROBADO a los Propietarios del Banco Popular Español, en que se lo ha ganado, quizá en comprar un avión, para presumir o quizá para salir pitando y volando por si vienen mal dadas.
    Accionistas mayoritarios sois unos LADRONES y unos golfos, viviendo a la sombre del dinero adquirido el 7 de junio de 2.017, por la noche y con alevosía.
    A esta pajarraca, habría que sepultarla en las cuevas de Altamira y momificarla para luego sacar pasta con los turistas enseñándola -quitaron el honor de la Persona que las descubrió para apropiarse de ellas-, menudo ancestro el que lo hizo, claro era de la familia de esta.
    Uf.
    Que vergüenza de gobiernos que siempre han amparado a la entidad de su misma condición; a que sí preparao.

  2. Bank Santander is a disgusting Bank . They allow Hacjers to sell 1m E of my shares which was total money washing without any documents.
    They said sorry the insurance would pay . It has taken ne 7 year to get a decision from the high court and they still have not paid.
    Next week will be interesting the Court has now issued a notice they will out an EMBARGO on ALL Santander accounts if they do not pay ne immediately.
    Lord Paul Marsh

  3. Por qué le tienen tanto miedo a este personaje?. Al igual que su padre, en asuntos muy negros anda metida, y sobre todo, a quien beneficia que no se la investigue?. Algún día, cuando tarde, nos enteraremos. Vaya país de pandereta en que vivimos, la España de unos y pocos y el resto que se jodan.

  4. Minoritarios.
    No direis que no os avisan
    Cuando esteis tan saqueados como los del Popu ya os acordareis de los repetidos avisos a navegantes que se os envian. El Popu 2 está a la vuelta de la esquina, eso es lo que dan las IMPUNIDADES fruto de la corrupción y de las inviolabilidades, los aforamientos y las excedencias unidas a las puertas giratorias y las subvenciones.

    • Pero vamos a ver una cosa. Si pierden los que tienen pocas acciones, entonces también pierden los que tienen muchas. Es más, da la casualidad que en la misma proporción! (Maldita matemáticas XD)

  5. Ya estamos bastante saqueados ahora sólo rezamos para que se vaya está presidenta aficionada y coja las riendas un equipo más profesional que de verdad sepa de finanzas y recuperemos lo más que podamos.

  6. No hay que ser un sesudo economista para ver que el Santander va cuesta abajo y sin frenos. La estrategia de inversiones de su presidenta y de su «corte» ha sido nefasta. Cualquier banco chino de medio pelo, se haría con él, la caída de la valoración es alarmante y el futuro de la Entidad, asusta.
    La «Botina» debería dimitir y con ella los » bienpagaos» que la sostienen.

  7. Y el banco de españa para que esta se supone que está para vigilar estas estas nombres chapuzas . Como siempre este país le pueden cambiar el nombre esto parece chorilandia .llena de ladrones y la gente tan contenta sacad el dinero del Santander porque se va a la mierda

  8. Banco Popular fue la victima y Santander el beneficiado. Por un euro incrementaba todo un activo y «digamos» aparentemente saneaba sus cuentas. El ministro de economía Luis de Guindos actual vicepresidente del Banco central. Se encontraba con un dilema tenia que rescatar a dos entidades. Solucion de una reunion express a media noche. Dejaba caer Banco Popular para salvar a Banco de Santander coste 1€. De esta forma fortalecia la imagen y cuentas de Santander… Pero eso es pan para hoy hambre para mañana.
    Porque si no se erradica el problema de raiz sigue su curso.
    La ampliación es para tapar problemas y lógicamente el minoritario perdera todo.

  9. Anda que menudo artículo, no hay por donde cogerlo. Vamos a puntualizar para se crea lo que no es, la dilución derivada de las ampliaciones de capital liberado afectan a aquellos acciones que eligen el efectivo como forma de retribución CON INDEPENDNECIA del número de acciones. Por tanto es falso el decir que los perjudicados son los minoritarios.
    Por otro lado, Santander tiene liquidez suficiente para afrontar los dividendos, pero de cara al regulador a llegar a los niveles de TIER es más recomendable ampliar capital y que ese dinero no salga del balance de la empresa. Fin del asunto.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre