La operación del Banco Popular estaba diseñada de antemano. Esto es algo que a nadie le debería sorprender, ya está más que probado, y un aspecto en el que Diario16 lleva insistiendo desde el año 2017, sobre todo desde que Manuel Domínguez Moreno iniciara la investigación en el verano de 2016 cuando, entre otras cosas, tuvo conocimiento de la celebración de una cena en El Escorial en la que, según fuentes presenciales, Emilio Saracho ya anunció que regresaba a España para presidir el Banco Popular. Esta primera parte de la investigación está reflejada en el libro Banco Popular, Una Operación Diabólica. La documentación a la que hemos tenido acceso posteriormente así lo ha ido confirmando.

Una parte de dichos documentos se refieren a la declaración en sede judicial del exdirector general de Comunicación del Popular, Carlos Balado, una persona clave para desentrañar las estrategias de Emilio Saracho en los meses en que presidió la entidad.

En esa declaración judicial, Balado afirmó de manera contundente que Saracho, en los momentos previos a la Junta General de Accionistas celebrada el 10 de abril de 2017, mantuvo cuatro encuentros con cuatro periodistas a los que dejó claro que los accionistas lo iban a perder todo: «fue taxativo, él decía que el banco no valía nada que la acción valía cero y que por lo tanto los accionistas del banco tenían que saber que eran las reglas del mercado, tenían que saber que lo perdían todo».

Esta información, tal y como reconoce el propio Balado en su declaración, era absolutamente incoherente con lo que el propio banco presentó un mes después a la CNMV y que indicaba que el Popular tenía un valor patrimonial de 11.000 millones de euros.

Balado también hace un análisis, desde el punto de vista de un profesional de la comunicación corporativa y de las consecuencias que tuvo posteriormente para el banco, del discurso de Emilio Saracho en esa Junta de Accionistas:

«El discurso es completamente ambiguo, inconcreto, y que deja muchas dudas a cualquier inversor sobre la conveniencia de invertir en el banco, no arroja claridad sobre cuestiones precisas que en el mercado inquietaban, cuando hablo del mercado no solo me refiero a analistas e inversores, me refiero también a periodistas, me refiero a empleados , me refiero a los grupos de interés, había mucho interés por saber cuál era el plan del banco, había mucho interés por saber que quería hacer el Presidente, qué solución le iba a dar y ese discurso no aclara sino que, desde mi punto de vista, confunde. Mi propuesta había sido otra en otro sentido, esa propuesta se rechaza e incluso en ese discurso se dejó una frase que luego no se llega a pronunciar, que se elimina, que es que si el banco no encontraba comprador o no ampliaba capital sería un banco “zombie”, yo pido que se retire esa expresión del discurso y esa expresión no llega a salir, pero en cualquier caso el discurso genera inestabilidad, pero sobre todo no es el discurso, sobre todo es la intervención después a preguntas de los accionistas, el tono en el que se responde, las afirmaciones que se hacen allí, vuelven otra vez a generar más dudas que certezas, es decir que se transmite la imagen de desconfianza hacia el banco por parte del propio Presidente de la entidad», afirmó Balado en su declaración judicial.

Lo que realmente transmitió Saracho, según Balado, a los clientes, a los accionistas y, sobre todo, al mercado fue que realmente no había ningún plan de recuperación de la entidad sino sólo una previsible ampliación de capital o una operación corporativa de venta. Un mensaje demoledor, como bien demostró la reacción del mercado. «Yo no he visto jamás a ningún Presidente de una entidad que hable mal de su propia entidad», afirma Balado en su declaración.

De la gestión de Emilio Saracho ya nada sorprende, pero hay que recordar que esa Junta de Accionistas se celebró justo después de una reunión del Consejo de Administración en la que se aprobó un Plan de Capital que, de haberse llevado a efecto, el Popular no habría sido resuelto.  

Apúntate a nuestra newsletter

11 Comentarios

  1. Ha Saracho lo contrataron para tramar la . supuesta quiebra del Banco Popular. Supuesta porque se trataba de un banco con un patrimonio neto de más de 11.000 millones. Saracho es un peón del PP, Santander, CNMV… para desde dentro dinamitar el banco.
    Al PP no le importó la estafar a más de 1,2 millones de españoles.
    El PP actua como organizació mafiosa ya se ha visto en Murcia comprando voluntades para no salir del cortijo. Las prácticas del PP las conocen TODA ESPAÑA.
    ¿Qué más necesita la justicia?????? La justicia ciega ante esta tremenda ESTAFA y demoledora con el pueblo. Mas de 1,2 millones de españoles estafados.

  2. Datos, más datos y vuelven a dar datos, a mi entender se dan los datos que interesan.
    Tantos datos que ustedes manejan, les voy a pedir un dato, si pueden darlo.
    En 2015, el equipo del señor Ron canjeo bonos con un precio de la acción de 17 euros a 3,40, con cerca de14 euros de pérdidas, mi pregunta, cuantos millones de euros perdieron los bonistas?, más tarde se realizó una ampliación de capital a 1,25, cuantos miles de euros se volvió a perder?.
    O, para ustedes solo se contabilizan las pérdidas del 2017 y, anteriormente la gestión fue ejemplar.
    Se siguen ganando en los tribunales el tema de los bonos convertibles y de la ampliación del 2016.
    Dicho lo anterior y para no extenderme más, sigo manifestando com accionista del POP que, sus argumentos a mi no me representan.

  3. La estafa DEL BANCO POPULAR ha destruido la credibilidad bancaria.
    y ha demostrado que las auditoras son un fraude que se venden a quien les paga.
    un banco paga al auditor para que le diga que es guapisimo,su fiabilidad es cero.
    y si la JUR necesita una auditoria fraudulenta para resolver un banco falsamente se le paga a deloitte y obtiene una farsa auditoria para robarlo descaradamente.
    han acabado con los bancos nadie confia en ellos.
    Europa tiene que hacer justicia ya ,porque la situacion actual es insostenible ,4 años con esta crisis sin hacer nada con el sistema en coma.
    y debe de quitar ya que la contratacion de las auditoras se realize por el banco interesado directamente .
    Esto no puede volver a suceder ,las auditorias deberan ser contratadas desde fuera por el BCE con aportaciones de los bancos y fuera del control de la union mediante un tribunal que sea independiente de la union ,parecido a el tribunal de cuentas europeo pero referido a los bancos
    tribunal de auditorias europeo independiente, desligado de cualquier interes externo.
    hay alguien que se crea las auditorias actuales ,las auditoras son continuamente multadas y mienten para favorecr al banco que les paga y la JUR que debe de velar por los cciudadanos europeos actuo como un bandido usando documentacion falsa de deloitte y ocultando las pruebas sin disimulo.

    despierten o es ya demasiado tarde.

    y encima destruyen el banco equivocado para ayudar a bancos en quiebra de la mafia del estado profundo.
    pongase a trabajar vagos y corruptos de la Union europea.

    no sienten verguenza por lo que le hicieron al banco popular?
    y a la credibilidad del sistema.

  4. Gracias a este medio de COMUNICACION E INFORMACION por la ayuda prestada, (vergüenza para el resto, no hace falta ya mentarles)….pues nada, visto en lo que se ha convertido esta sociedad y lo que verdaderamente interesa, ánimo a jóvenes y no jóvenes a hacer lo que les salga de los huevos, básico y soez, ¿verdad? …pues esto es lo que hacen ,»nuestros» padres de la patria. Nos estafan y encima tenemos que tener un buen comportamiento social. Naaaaaa, ya no cuela. Hoy en día te pones traje y corbata te afilias a cualquier partido político dices 4 chorradas repetitivas para parecer «algo» y ha vivir de los tontos (nosotros). Pues eso jóvenes (quien lo fuera ahora). No pagues ni un puto impuesto, no seáis tan «honrados» (capullos) como nosotros y si es posible haceros políticos o jueces (o periodistas) y a vivir del cuento…un saludo a la gente de bien

  5. «Las Partes convienen que el Sr. Saracho se abstendrá de criticar o desacreditar deliberadamente a la Sociedad, a cualquiera de las sociedades de su Grupo mercantil o a cualquiera de sus respectivos cargos, consejeros, empleados, representantes y clientes actuales o antiguos. El presente apartado subsistirá después de la resolución o extinción de este Contrato y seguirá siendo exigible no obstante dicha extinción.
    Las previsiones de esta Estipulación redundarán en beneficio de la Sociedad y podrán ser exigidas por ésta, permaneciendo en vigor después de la expiración u otra forma de extinción de la relación contractual entre el Sr. Saracho y el Banco.»
    Párrafos extraídos de la CLÁUSULA DÉCIMOCUARTA del contrato celebrado entre Banco Popular Español, S.A. y don Emilio Saracho Rodríguez de Torres para que éste presida a aquél.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre